FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 ¿Sistema Educativo o Condón Educativo?, de Eric Lagorio  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

¿SISTEMA EDUCATIVO O CONDÓN EDUCATIVO?

de Eric Lagorio

ericl_05@hotmail.com

Dubitativamente años anteriores me he encontrado conversando con algunos docentes que dibujan ciertas teorías distantes de aquellas reflexiones que la investigación científica ha movilizado a reconocidos científicos contemporáneos y del movimiento moderno. Si, de eso se trata el siglo XXI, la nueva gama de profesores incultos e inoperantes, directivos pluralmente atosigados tras una trayectoria a cuestas que desborda impenetrable soberbia, políticos cuyo carácter monárquico hacen resignar la lealtad a la democracia. Poder, medios masivos, burocracia; capullos propios de aquella lubrica goma que intenta tallar cualquier espacio y corromper la salida del aire, aquella ráfaga que por momentos descubre cierta brisa revolucionaria.

Probablemente sean varios quienes no hayan entendido aún el título. Reflexionemos y asociemos. Pensemos en primera instancia en el poder, tan preciado para aquellos que viven por él, los mismos que a su vez le temen a una noticia periodística, a una movilización, a la oposición misma. Asociemos aquel condón que por las noches usamos con la más sincera necesidad de que cierta sustancia no se escurra y conlleve en consecuencia algo no buscado. Pues ahí está la explicación, el poder político cuyo principal enemigo está en la opinión pública, a quien de alguna manera intentan bombardear con reformas inútiles y conservadoras. Rememorando aquella frase que dice: “Un pueblo inculto es más fácil de dominar”, comienzo a valorar cierta incertidumbre y descubro algo que me llama mucho la atención. ¿Por qué nos educan con profesoras inoperantes? ¿Por qué haber destruido las escuelas técnicas? ¿Por qué excluir la práctica de la metodología de clase? ¿Por qué algunos no saben quien es nuestro ministro de economía? Es tan simple la respuesta que alarma.

Ahora pues, volvamos a imaginar aquel condón y pensemos en el oficialismo cuya intención es mantener el poder, conformar un régimen y centralizar el mismo en una capital federal diezmada por la soberbia y el egocentrismo. Ojo, no confundamos capital federal con el resto del país. Continuemos entonces con nuestra hipótesis. Estudiantes ignorantes, totalmente incultos y anti-reflexión, tan sólo cabecillas de escuela, conformados puramente por las líneas que nuestros libros de texto intentan transmitir. Pero que, ¿no han entendido amigos gobernantes? El acto de educar no es decir: “alumnos, lean el capítulo 3, el miércoles prueba”. Educar es mucho más que esa simple y vacía oración. Es por el contrario sentar aquellas pautas y estrategias que permitirán luego desarrollar un conocimiento propio, fundado en el acto del saber propiamente dicho.

Ahora es muchos más claro, basta de filosofía barata por mi parte. El siglo XXI es la continuidad de la hegemonía de los Medios Masivos, y quienes no tengan las estrategias necesarios para interpretar correctamente, no sabrán leer una noticia periodística, no podrán en consecuencia analizar un acontecimiento ni tampoco aplicar un juicio de valor a lo que ocurre en la actualidad. Más me alarma la posibilidad de que los humanos seamos dominados por las máquinas tal cual lo plantea el film Matrix, aunque de todos modos la distancia es un poco mayor. Es por ello, que quienes deberíamos formar parte de lo que se denomina opinión pública, contradictoriamente representamos el líquido que el sistema educativo no debe dejar escurrirse por sus machacadas paredes, para evitar cualquier intento por descubrir y revolucionar el ambiente con verdades menos mentirosas que aquellas a las que estamos mal acostumbrados a oír. De esta manera, no sabemos a quien votar, no conocemos nuestros derechos, no sabemos opinar, somos un mero producto del ineficaz y manipulador sistema educativo de la Argentina que nació de la mano del neoliberalismo esclavista de Ménem y Cavallo.

En definitiva, y revalidando la frase anteriormente citada, el poder, es decir, quienes deberían gobernarnos, han clausurado las puertas del conocimiento instaurando un modelo educativo que simboliza mediocridad, inoperancia, ignorancia y otros tantos sinónimos contemporáneos. De esta manera, controlan su poder, mientras nosotros nos conformamos con pobres indemnizaciones y planes de asistencia económica, al tiempo que ellos continúan cortando la envoltura del condón y empañan nuestro cerebro con discursos demagógicos y dominantes. Abramos los ojos, interpretemos la realidad, recordemos que las verdades dicen muchas mentiras y que nadie nos regalará nada, hagamos uso y revalidemos nuestra historia.

Eric Lagorio - Julio de 2007

Estudiante de 3° Polimodal

DNI: 34452339