FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Editoriales: Noviembre de 1999, Escuela, Familia y Crisis Educativa  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

ESCUELA, FAMILIA y CRISIS EDUCATIVA

 

En la lista educativa LIEdu, al tratar el tema "Escuela y Familia" una docente se expresó de la siguiente manera: "Soy de la zona oeste del Gran Buenos Aires. Mis alumnos de 8º año vienen a la escuela a tomar la merienda. "Dicen" no tener cincuenta centavos para fotocopias, mucho menos para la cooperadora. No tienen calculadora, ni elementos de geometría, ni cuadernos de comunicados. Cuando cito a los padres los comunicados nunca llegan, y si por casualidad algún padre se entera, después de la entrevista maldigo la hora que lo cité por las miserias humanas de las que me entero (termino pensando que el hijo es un angel con todo ese ámbito a su alrededor)".

Los docentes sabemos de qué está hablando, lo vivimos todos los días. Podríamos agregar algunas de sus consecuencias... Si en 8º o 9º los alumnos no tienen lectura comprensiva, ni hábitos de estudio, entonces no podrán alcanzar las "expectativas de logro" previstas por los CBC, ni mucho menos. Entonces nos vienen con que nosotros debemos implementar estrategias para solucionar el problema. Si no lo saben leer en 8º, los docentes de ese curso deben enseñarles.

Esto es lo que deberemos hacer, pero ¿hasta cuándo?. Si año tras año los chicos llegan a ese nivel cada vez peor, ¿por qué no se realizan acciones concretas YA para solucionarlo?.

En mi particular experiencia docente, encuentro que los niveles más altos de concientización familiar acerca de la importancia de la educación se dan, por lo general, en lo que podríamos llamar "clase media" (o lo que queda de ella). No quiero decir que en otros grupos sociales no se de, pero hablo de la mayoría de los que todavía se preocupan por la educación.

Esto se refleja en que los chicos, "presionados" o "contenidos" por la familia y / o por propia convicción, tienen un rendimiento mayor en cuanto a las actitudes ante la tarea escolar, asistencia y estudio. Por ejemplo, cuando sus calificaciones no están bien, se ve un esfuerzo por mejorar. No obstante, en todos los grupos sociales veo que hay mucha desidia (dejadez, abandono) pero se nota mucho más en los grupos con menores recursos (muchos dicen que la escuela es un estorbo, que no sirve, que es una pérdida de tiempo, etc.). Cuando existe una mayor "presión" por parte de la familia es mejor el rendimiento.

Pero sucede que nos vienen con el cuetito de que la escuela debe "contener" (y en realidad se convierte en un "depósito") a los alumnos. Si la principal función de la escuela es la "contención" porque los chicos no la encuentran en su familia, entonces "ataquemos" el problema en su raíz. Veamos qué sucede en la familia y acerquémonos a ella para cambiar esta realidad. No podemos seguir dándole a la escuela tareas y culparla de situaciones para las que no está preparada y que, además, no son sus funciones (aunque los docentes siempre hagamos de una u otra forma, una cierta "contención"). Entonces me pregunto... ¿Ustedes ven alguna campaña para "atacar" este problema?.

La escuela no debe ni puede suplantar a la familia en cubrir las necesidades básicas insatisfechas. No es recomendable ni aplicable que las instituciones se encarguen de responsabilidades que no le competen. No obstante, sabemos que existen gravísimos problemas a los que los docentes enfrentamos y realizamos "cierto nivel" de contención, pero no es eso lo que se nos está pidiendo. Estamos bajando las expectativas para "contener" a mayor cantidad de niños en lugar de intensificar su entrenamiento, educación, instrucción, o como quieran llamarlo. Ahora debemos bajarlas aún más para mantenerlos dentro del sistema.

El problema de la crisis paradigmática de que antes "la familia era la unidad básica de la sociedad" y ya no lo es, nos lleva a una situación con 2 caminos: O cambiamos la organización escolar atendiendo a estos cambios transformándola en supletoria de la familia o el Estado comienza a establecer acciones para atacar los problemas de fondo. Una, es una solución a medias y de compromiso, es el "lavarse las manos". Otra, es iniciar un verdadero cambio socio-económico, político, cultural y de mentalidad. Claro, siempre y cuando algún día tengamos un gaucho gobernando estas tierras y no empleados de los poderes internacionales que buscan esclavizarnos...

Usted, docente, ¿de qué lado está?...

 

Federico Martín Maglio - noviembre de 1999