FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Editoriales: Enero de 2000, Los Sindicalistas y la Traición hacia la Educación  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

LOS SINDICALISTAS Y LA TRAICIÓN HACIA LA EDUCACIÓN
(levantaron la Carpa Blanca)



Se levantó la Carpa Blanca. Este es un buen ejemplo de cómo los trabajadores latinoamericanos (y de todo el mundo) sufrimos las consecuencias de tener dirigentes sindicales "entregadores" y "acomodaticios". A los docentes argentinos ya nos pasó antes; recuerden la "Marcha Blanca" y los 45 días de huelga de 1988. Nos entregaron "por 2 mangos" y Mary Sánchez fue diputada. Recuerden la huelga de más de 40 días de 1990 que terminó con una negociación vergonzosa.

¿Levantaron la carpa porque se cumplieron los objetivos propuestos al ponerla frente al Congreso?. Sigamos recordando... Sus objetivos eran principalmente 3:
1º) Aumentar el presupuesto educativo hasta un 6 % del PBI (2 puntos menos del recomendado por la UNESCO).
2º) Ese presupuesto deberá estar garantizado por una Ley de Financiamiento de la Educación.
3º) Reformar la Ley Federal de Educación.

Se votó una Ley por la cual el Estado nacional asegura por 2 años 660 millones de dólares para pagar el incentivo docente que equivale a 60 $ mensuales por cargo, esto siempre y cuando no pase a formar parte del básico, porque si es así, entonces serán menos de 40 $. También tengamos en cuenta lo siguiente ¿qué sucederá si la planta funcional docente crece en este período?.

Esa Ley no garantiza que los docentes cobren sus sueldos todos los meses; pensemos en nuestros compañeros de Río Negro, Corrientes y Tierra del Fuego.

¿Tanto alboroto, tanta lucha, tanta "vergüenza" incluso a nivel internacional por sólo 60 pesos mensuales luego de 9 años sin aumentos a pesar de la inflación acumulada?.

¿Puede ser (si mal no entiendo) que nos hayan entregado otra vez por "2 mangos"?.

¿No era que la carpa se puso para pedir por una ley de financiamiento de TODA la educación con un significativo aumento en el presupuesto?.

Los docentes ayunantes y no ayunantes no apoyamos la Carpa Blanca para llegar a esto. A partir de ahora el descreimiento nos puede llevar a la indiferencia individualista. ¿Qué paro haremos en adelante después de esto si los que los hicieron recibieron más descuentos de lo que van a cobrar de aumento?. ¿Con qué ganas e ímpetus seguiremos luchando si luego nos entregan "por 2 mangos"?. Se levantó la carpa por mucho menos de lo que se rechazó antes con el gobierno de Menem.

Algunos dirán que los docentes creemos en Papá Noel, los Reyes Magos y el Ratón Pérez y por eso se levantó un día 30 de diciembre. Pero la inocencia de un niño contrasta con la ilusión perdida de ver algún día una educación dignificada en nuestro país.

Al parecer, a los dirigentes sindicales ya no les importa lo que se haga con la Ley Federal de Educación, lo que suceda con el sistema educativo, el problema de la calidad de enseñanza. Y claro, para eso está el Banco Mundial que dice qué hacer y cómo hacer. En adelante, nosotros, calladitos la boca ¿o no?.

Entonces me viene a la mente esa imagen de representantes sindicales como Triaca, Cavallieri, Lorenzo Miguel, Barrionuevo, Sánchez... que sólo se llenan los bolsillos y los trabajadores seguimos en la pendiente. Seguramente veremos a Maffei y a Yasky en alguna lista para las elecciones del 2001, pero bueno, "la calidad de dirigentes es directamente proporcional a la calidad de conciencia de los trabajadores, ellos son referentes de lo que hay abajo..." me decía una amiga "cibernética".
Perdón, pero a esta altura de los acontecimientos ya casi siento vergüenza de ser docente.

Otro amigo del ciberespacio me envió un correo que es genial para cerrar el presente editorial...

¿¿¿QUIÉN PAGARÁ EL AJUSTE ECONÓMICO QUE SE VIENE???

¿¿¿Y EL DESEMPLEO???

¿¿¿Y LOS NUEVOS IMPUESTOS???

¿¿¿Y LA DEUDA EXTERNA ???

 

 

Federico Martín Maglio - enero de 2000