FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Editoriales: Marzo de 2000, La Dignidad Docente ¿donde está?  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

LA DIGNIDAD DOCENTE ¿DÓNDE ESTÁ? 

 

Comenzamos el mes de marzo y con él un nuevo ciclo lectivo en la República Argentina; en varios países de América Latina también.

Comenzamos en medio de una ofensiva de este "neo-mercantilismo" o "neo-liberalismo" (como más les guste) contra los docentes, la educación pública y nuestro futuro, los alumnos.

Comenzamos las clases aunque haya compañeros que no cobran sus sueldos (Tierra del Fuego, Jujuy, Río Negro, etc.).

Comenzamos las clases a pesar de la política de arancelamiento universitario con alumnos y docentes apaleados y encarcelados en México (UNAM).

Comenzamos las clases con los comedores escolares a pleno, sin intentos de cambiar la política económico-social.

Comenzamos las clases sin carpa blanca y con un "incentivo docente" vergonzoso.

Comenzamos las clases con docentes divididos y peleados entre sí por las reubicaciones, desplazamientos, cierres de escuelas y cursos y una dirigencia sindical corrupta y entregadora.

Comenzamos las clases... Comenzamos aceptando una realidad cada vez más evidente y los docentes no reaccionan. La gran mayoría calla, agacha la cabeza y dice "sí señor, sí señor, sí señor...".

Comenzamos las clases... Seguimos siendo cómplices de la destrucción de nuestro futuro por el sólo hecho de preservar unas horitas y pasarla lo mejor posible... "mientras a mí no me perjudique...".

Comenzamos las clases... Un hecho cultural de tal magnitud debería ser tema de gozo espiritual, pero los docentes ya no tenemos espíritu: Hemos perdido la dignidad.

Saludos.

Federico Martín Maglio - marzo de 2000