FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Editoriales: Noviembre de 2000, El Desinterés de los Docentes  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

EL DESINTERÉS LOS DOCENTES

 

El desinterés de los alumnos es un tema cada día más preocupante. Pero no olvidemos el de los padres, que son muchos los que consideran a la escuela como una carga y no como un valor de importancia fundamental.

No obstante, hoy quiero llamar la atención sobre otra cuestión. ¿Qué interés pueden tener los alumnos si somos los docentes los que, en muchísimos casos, entramos al aula desganados, como si fuese una carga muy pesada?. Estoy cansado de escuchar todos los días...

  • "¡Pucha digo, esta semana no hay feriados!".

  • "La reunión de padres es en el tercer módulo ¡me salvé!".

  • "¡Ay dios, cuánto falta para las vacaciones, no aguanto a los alumnos!".

  • (Toca el tiembre de fin de recreo) "Martín, pará un poquito, no vayas todavía, quedémonos 10 minutos más".

  • "¡Genial, feriado otro lunes!".

  • "¡¡¡Chicas, la fiesta de los colores dura 3 días... y sin clases!!!, ¡¡¡¡¡¡¡BUENÍSIMO!!!!!!!".

Sabemos que las condiciones de trabajo no son las mejores, pero si somos los docentes los que despotricamos porque debemos entrar al aula, entonces la escuela no es un ambiente sano en lo psíquico ¡todos están disconformes!. Es como una guerra de todos contra todos. Una guerra propuesta por este sistema socio-económico que nos tiene a mal traer a la gente del pueblo.

Justo hoy (16 de noviembre) voy a 2do. "2" del turno mañana y me encuentro el salón totalmente vacío de mis 47 alumnos. La preceptora me dice que no vinieron porque ayer terminaron la fiesta de los colores y se tomaron el día. El jueves pasado no fue uno sólo porque había huelga... de docentes. ¡Ahora en la huelga de docentes el día se lo toman los alumnos!. Entonces me enojo y me bajoneo; hablando entre dientes digo "todos a compensar, así recuperamos estos días en que no vinieron". ¡Já!, la respuesta que recibo de 3 docentes que circunstancialmente estaban al lado mío fue: "No te calentés, no tenés que remar contra la corriente ¡te quejás porque no vinieron tus alumnos!, vos estás loco. Yo estoy feliz de la vida, el módulo libre".

Después tenemos que ir a las "capacitaciones mensuales" en las que, salvo muy raras excepciones, se va a perder el tiempo e incluso se hacen fuera de la escuela... ¡en un quincho para comer asado y jugar a las cartas! (en San Nicolás pasa). Así somos pasto tierno para las argumentaciones del BM y el FMI ¿terminaré dándoles la razón?.

Es necesario tomar conciencia de los males que nos rodean. Pensar nuestra propia práctica. Si un docente entra al aula desganado y con cierta bronca, entonces los alumnos lo percibirán. Igual a como perciben la realidad de nuestro medio, de la vida social.

Saludos.

Federico Martín Maglio - noviembre de 2000