FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Editoriales: Junio de 2001, Las Becas para el Polimodal  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

LAS BECAS PARA EL POLIMODAL

En 1999, el gobernador de la provincia de Buenos Aires de entonces, Eduardo Duhalde, comenzó a implementar el pago de 100 $ mensuales a los alumnos del 1º año del Polimodal como método de "arrimar" votos para su campaña política a presidente. Muchos votaron diciendo que si ganaba la Alianza no cobrarían más la beca.

En el acto eleccionario de 1999, Carlos Ruckauf (del mismo partido político, el Justicialista) ganó la gobernación de la provincia y continuó con la entrega de becas durante el año 2000.

Desde su comienzo se ha protestado activa y enérgicamente contra esta modalidad no porque los docentes estemos en contra de ayudar a los estudiantes más pobres sino porque no estamos de acuerdo con la metodología ni con el clientelismo político.

En el presente año, 2001, se ha anunciado su continuación, pero hasta el momento no se ha pagado a nadie. Esta situación de prometer y no cumplir produce muchos inconvenientes que son agravados por la forma de proceder.

Muchos alumnos no compran los libros ni las fotocopias para trabajar en clase porque dicen que todavía no les pagaron la beca. Estamos entrando en el mes de junio, cierra el primer trimestre y nos encontramos con el tema de las calificaciones ¿qué le pondremos al alumno que no pudo estudiar ni cumplir con las tareas porque no tiene el material?.

Pero además, los problemas se multiplican...

Muchos alumnos utilizaron ese dinero para pagarse el viaje de fin de curso o las
cuotas de una moto.

En la provincia de Córdoba, desde el 2000 se está pagando como premio un dinero que en conjunto superó los 3 millones de pesos a los alumnos con mejores calificaciones (por el momento no nos detendremos en sus implicancias educativas en cuanto a los valores).

Esta forma de mercantilizar la educación y creando el ambiente propicio para los "voucher" está denigrando al sistema educativo en su conjunto.

Lo que sucede es que ese dinero lo pagamos todos y con lo que cobren las escuelas se tendrán que subvencionar ellas mismas, incluso las públicas. Los sueldos docentes se pagarán de acuerdo al dinero recaudado. Entonces, las escuelas estarán recibiendo dinero por alumno y no por docente. Esto traerá graves problemas como el no poder hacer repetir a un alumno porque de lo contrario se cambiaría a otra escuela y si baja la matrícula, entonces es menos dinero.

Como podemos apreciar, la situación está cada día peor porque no tenemos material para trabajar en muchas escuelas y los alumnos no lo compran con la excusa de no cobrar. Además, se les crea la idea de que hay que pagarles para que vayan a la escuela y que si no lo hacen, entonces no tienen por qué ir (no son todos, pero en los barrios más pobres esto se ve todos los días).

Este despropósito tiene varias alternativas que fueron presentadas continuamente desde hace años a las autoridades provinciales y nacionales. Por el momento, diremos que sería mucho más efectiva la compra de libros por parte de las escuelas de acuerdo a la matrícula existente, su entrega a los alumnos el primer día de clases y su devolución al aprobar la asignatura (el libro queda en el establecimiento para utilizarlo el año siguiente).

Con esta modalidad solucionamos muchos problemas actuales. Claro, el tema es que de proceder así los políticos no podrían hacer "politiquería".

¿Llegará un día en que las decisiones educativas sean tomadas por los docentes que saben y no por políticos acomodados en puestos para los que no están capacitados en lo más mínimo?.

Hasta la próxima.

Federico Martín Maglio - junio de 2001