FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Editoriales: Mayo de 2002, Correo Electrónico Usado por Docentes (parte II)  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

EL CORREO ELECTRÓNICO USADO POR DOCENTES (parte II)

 

En el editorial del mes anterior, comentábamos las bondades del correo electrónico para la tarea docente. En el actual, dejaremos constancia de ciertas promesas y prácticas de esta tecnología para la educación que llaman poderosamente la atención acerca de lo mal que estamos encarando el tema.

Primeramente, diremos que la inacción e inoperancia de los gobiernos que hemos tenido en los últimos años es alarmante en cuanto a sus grandilocuentes proyectos que nunca se realizan sobre Internet en la educación. Nadie discute que en América latina estamos muy atrasados en relación a los países desarrollados en este tema, un atraso que cada día que se siga perdiendo costará el doble sortear si alguna vez se deciden a hacer las cosas como corresponde. Promesas y más promesas que sólo costarían monedas convertirlas en realidad, pero como estamos gobernados por delincuentes, esas monedas se transforman en millones depositados en cuentas de bancos suizos.

En cuanto a la docencia en sí, son varios años los que venimos estudiando la forma en que los docentes utilizamos el correo electrónico.

Uno de los temas que nos desvelan es el por qué muchos docentes escriben tan mal, con horrores ortográficos, sin utilizar la puntuación y ni siquiera firman sus mensajes.

Pero, y sobre todo, de las listas de discusión surgen las más alarmantes realidades. Los malos entendidos surgidos de la inexplicable ausencia de la capacidad de interpretación de textos es algo inaudito en un docente, máxime siendo él mismo el que debe enseñar este procedimiento a sus alumnos. Situaciones ridículas a este nivel educativo -que se supone tenemos los docentes- se suceden una tras otra y aquellos que expresan sus ideas deben una y otra vez dar explicaciones acerca de textos escritos y que, releyéndolos, nos es imposible creer que no se haya entendido.

Por último, queremos dejar constancia de una situación por demás alarmante. Es que este medio se presta al intercambio de ideas y opiniones sobre todo lo relacionado al quehacer educativo. Es así que cada día nos topamos con docentes que hacen gala de "estar a la moda" de las últimas corrientes ideológicas y bajadas sobre educación. Las repiten por boca de otros sin tener un mínimo de juicio crítico y demostrando una total ignorancia sobre cuestiones educativas. Concretamente, nos referimos a que la propaganda "neoliberal" está haciendo estragos en las filas de educadores ya que muchos de ellos están aceptando la autogestión económica y la descentralización de proyectos educativos que minan cualquier iniciativa que se tenga a nivel de nación.

En este marco, será sumamente difícil poder defender la escuela pública y gratuita porque son muchos docentes los que ignoran los principios básicos, fundamentales y elementales de la educación y lo que significa ésta en una sociedad. Es más, se desconoce completamente algo que es la base de toda educación: la filosofía de la que emanan las propuestas y la filosofía misma de la educación.

Saludos.

Federico Martín Maglio - mayo de 2002