FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Editoriales: Noviembre de 2004, La Escuela como Control Social  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

LAS ESCUELAS COMO CONTROL SOCIAL

Grandes discusiones se producen en las salas de profesores, en foros de discusión, en mesas de café. ¿La escuela es una institución molesta para los políticos porque su función es enseñar al pueblo? Muchos afirman que así es y por ello la atacan, pagan bajos salarios, no hacen inversiones en estructura e infraestructura, etc.

Pero... ¿es realmente así? Haremos algunas disquisiciones al respecto para aclarar que en realidad es todo lo contrario.

1) Las escuelas sirven como control social. Al Estado no le molestan si cumplen con determinadas características, como ser la de ADAPTAR a las nuevas generaciones al sistema imperante.

2) Por ello es que se realizan políticas educativas que muchas veces han tenido serias críticas desde la óptica de gente que quiere una realidad diferente. La escuela -o el docente- que eduque para transformar esta realidad será atacada sistemáticamente.

3) Desde hace unos años, el Banco Mundial ha dado "recomendaciones" a los gobiernos para hacer cambios en el sistema educativo con el fin de amoldarlo a los objetivos de "la monarquía internacional" (parafraseando a Galeano). Lo hacen proponiendo proyectos a cambio de créditos que sirven para llenar los bolsillos de determinadas personas y para "hacer política", para la foto del diario. Es la misma estrategia que el gobierno aplica con las escuelas de educación media para que adopten el proyecto "Patios Abiertos"; si entran en el proyecto, les dan dinero con la excusa de implementarlo; pero resulta que es la única forma que tiene una escuela de conseguir algo de dinero para hacer alguna obra que necesita. Vil canallada, chantaje.

4) La escuela existe para "amoldar" a las nuevas generaciones a la sociedad existente, educando e instruyendo de acuerdo a políticas establecidas desde los organismos de decisión. De tal proyecto surge la concepción de educación que estos grupos pretenden imponer, la significancia del docente (y de allí su salario, normativa laboral, etc.). Por eso es que por más paros que se hagan, con los actuales sindicatos jamás se logrará algo significativo ya que son parte del sistema. Cuando vienen aumentos salariales son porque el poder político establece que así debe ser atendiendo a la política económica y no por la "lucha" de FEB, SUTEBA o el que sea (todo es un circo). Por ejemplo, los aumentos prometidos por Solá para el 2005 se circunscriben dentro de la estrategia del gobierno de aumentar el consumo interno con el fin de producir crecimiento (digo crecimiento y no desarrollo, que quede bien en claro).

5) Los contenidos y la forma en que éstos deben impartirse también surgen de una concepción establecida por el sistema imperante. Así es como todo ahora se hace por proyectos. Por ejemplo, en la provincia de Buenos Aires, a los Institutos Superiores de Formación Docente llegan contenidos a capacitar; los interesados en juntar puntaje presentan proyectos de acuerdo a lo que envió el gobierno y si todo va bien, se autoriza o no. Lo que se debe tener en cuenta aquí es que se amenaza a los I.S.F.D. de cerrar las carreras que no acrediten acciones concretas a través de proyectos. Sigue la vil canallada del chantaje.

¿Cómo romper esta lógica maquiavélica originada en las recomendaciones del Banco Mundial y aplicada por acólitos serviles con cuentas bancarias en el exterior que acceden a los cargos por ser arrastrados de los funcionarios de turno?

El docente debe tener bien en claro cómo funciona el sistema y qué objetivos tiene. A partir de allí, deberá -en clases y en la comunidad- explicar estas perversidades del poder y dar la otra mirada, la que tapan todo el tiempo: La escuela debe educar para la transformación de la realidad. Si cada día vamos avanzando en este punto, los malos políticos, sus pajes y sirvientes tienen sus días contados.

Federico Martín Maglio - noviembre de 2004