FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Editoriales: Diciembre de 2004, La Locura de Fin de Año  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

LA LOCURA DE FIN DE AÑO

En muchos países estamos en finales de clases como en el mío. Diciembre siempre es un mes en el que el estrés acumulado nos juega malas pasadas. Hay una sobrecarga de trabajo que, en la provincia de Buenos Aires y en Argentina, está sobredimensionada hasta límites absurdos. Para muestra, aquí va un pequeño listado de las actividades que muchos docentes estamos teniendo en EGB y Polimodal...

  1. Compensatorios (EGB) y/u Orientaciones (Polimodal).

  2. Elaborar partes de ausentismo de compensatorios para que los del gabinete den aviso a la familia y confirmen el conocimiento de sus padres del ausentismo.

  3. Entrevistas con padres que objetan la no promoción, o el compensatorio.

  4. "Hacer las notas y volcarlas a las planillas de calificación.

  5. Informes de alumnos.

  6. Evaluación del proceso del grupo escolar.

  7. Acuerdos con los docentes sobre el PEI y sus modificaciones.

  8. Diagnóstico situacional por año, ciclo, intraciclo, área, intraárea, detección de problemáticas, necesidades.

  9. Remodelación-reestructuración de los ECI (Espacios Curriculares Institucionales).

  10. Evaluación de los ECI a nivel regional (como si no bastara los propios).

  11. Planillas de puntaje docente (SET 4).

  12. Nuevas declaraciones juradas para los cambios en su situación porque al 30 de noviembre muchas licencias terminaron.

  13. Balance de los departamentos y correspondientes actas.

  14. Carpetas con los programas para los exámenes previos y regulares.

  15. Rescatar el material de la fotocopiadora porque "vaya a saber quién viene el año que entrante".

  16. Organización de los actos de fin de curso (con todo lo que traen aparejados).

  17. Preparar los exámenes previos y regulares.

  18. Hacer el Censo Nacional Docente en cada una de las escuelas donde se trabaja.

  19. Controlar que los directivos no nos cambien las calificaciones de los alumnos.

Sí, esto es inhumano y seguramente, de acuerdo a la realidad de cada institución, habrá más puntos para agregar.

Pero, y además de esta numeración de actividades, tenemos el problema agregado de los paros convocados por los gremios docentes de la provincia de Buenos Aires. Las fechas de exámenes se corren, choques de horarios y actividades, etc.

En medio de tal maraña de actividades, están los seres humanos relegados por un sistema que sólo quiere números, estadísticas. Los docentes, con sueldos miserables, deben hacer todo y de todo para servir a un sistema que no nos sirve a los integrantes de la comunidad educativa.

Por ello es que debemos tener -hoy más que nunca- bien en claro que el problema de fondo es "el sistema" y no un gobierno específicamente. Esta verdad no es entendida por muchos docentes que sólo miran a 2 metros de su nariz y así es que seguimos en esta vorágine que año a año se va acrecentando; muchos piensan que unas medidas de fuerza como paros de 24 o 48 horas se va a arreglar todo cuando en realidad ésa es la trampa ya que no es el camino correcto, el que lleve a cambiar al sistema educativo.

Quizá muchos docentes se encuentren muy ocupados con tantas tareas juntas y por ello, o se olvidaron de lo fundamental o no tienen tiempo de ponerse a estudiar sobre el tema... Pero algo sí podemos concluir al respecto: Cada día estamos peor y con el camino equivocado.

Federico Martín Maglio - diciembre de 2004