FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Editoriales: Julio 2005, Paros Docentes, Ciudadanía y Representación  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

PAROS DOCENTES, CIUDADANÍA Y REPRESENTACIÓN

En lo que va del 2005, las huelgas y movilizaciones de docentes que provocaron una pérdida en días de clase afectaron a 21 provincias. Según información del diario platense “El Día”, “las provincias más afectadas son Chaco (39 días sin clases), Salta (32), Santiago del Estero (20), San Luis (15), Formosa (15), Río Negro (10), Santa Fe (9) y Buenos Aires (8)”.

Los reclamos salariales se están viendo y sintiendo cada día. Subtes en la Capital Federal, los trabajadores de SMATA y UOM, los empleados de comercio… todos ellos han logrado acuerdos o están en vías de lograrlo. Y no se andan con “chiquitas”, a SMATA le dieron 1800 $ de básico y a los empleados de comercio más de 800 $. ¿Y los docentes? Una maestra tiene 300 $ de básico y cobra incentivo docente y dinero en negro que lleva su salario a 600 $.

Muchos se preguntan o hasta agraden a los docentes por los paros que se han realizado en nuestra provincia “si están cobrando muy bien”. Por las cifras arriba descritas, se ve claramente que no es así. Además, hay que tener en cuenta que casi no hay diferencias entre el docente que recién ingresa y otro que tiene 10 años de antigüedad (el básico es irrisorio y los “adicionales” son iguales para todos).

Los mismos docentes, a pesar del altísimo acatamiento que tuvieron los paros, se preguntan si es posible confiar en los sindicatos FEB y SUTEBA que nos han entregado una y otra vez por migajas y SADOP sigue brillando por su ausencia (ni siquiera en su sitio web hay una mínima información acerca de su acatamiento o no a los paros). Aquí es necesario hacer una aclaración: La FEB no tiene la misma dirigencia que firmó los acuerdos con el gobierno entre el fatídico 2001 y el 2004 y se merece una cuota de respaldo para ver en qué terminan las actuales negociaciones.

Dentro del cuerpo docente también se está discutiendo si la modalidad de realizar paros por 24 o 48 horas es la más adecuada. Los sindicalistas alegan que “no hay ambiente para un paro por tiempo indeterminado” como hicieron los docentes de Salta que consiguieron un aumento en el básico de más del 70 %. Si esto es verdad, entonces que los docentes no se quejen: Los derechos se ganan luchando, nadie regala nada en este mundo.
Pero hay un tema muy peligroso que es necesario recalcar una vez más. Esta modalidad deja al descubierto el creciente desprestigio de las escuelas públicas ya que allí los paros son casi totales y en las escuelas privadas prácticamente no se sienten (razones ya explicadas en columnas anteriores). El proceso de desprestigiar lo público ya lo hemos vivido en los procesos de privatización de los servicios y grandes empresas durante la década menemista y se encuadra dentro de las recomendaciones del Banco Mundial en el sentido de hacer cambiar la opinión pública para que acepte una virtual privatización de los servicios educativos estatales. Este tema es ampliamente debatido en la Organización Mundial del Comercio que toma a la educación como un servicio más que puede ser ofrecido, comprado y vendido en el mercado cada día más globalizado.

Gran disyuntiva se presenta así a los docentes. Seguir con el plan de lucha por la reivindicación salarial o agachar la cabeza en defensa de la escuela pública.

¿Es así o hay una falacia en todo esto?

Una república se construye con ciudadanos y un ciudadano es aquel que actúa en la sociedad a partir de sus decisiones. No puede haber ciudadanos si previamente no hay un alto nivel educativo porque de lo contrario no es libre de tomar decisiones concientemente. Por ello, todos debemos tomar conciencia acerca de nuestro compromiso con la realidad. Si la educación es de baja calidad y la escuela pública tiene muchos días al año sin clases por los paros, es necesario que los padres y opinólogos de turno sepan que también es culpa de ellos ¿o es que no votan? La situación de “tragedia educativa” que se vive en nuestro país se debe a las decisiones políticas tomadas por los representantes que llegaron por el voto popular y a los docentes que llamamos la atención una y otra vez casi nadie nos acompañó.

Todos los argentinos estamos viendo cómo el salario se hace cada día más pequeño con una inflación creciente que los guarismos del gobierno tienden a ocultar. Hoy un docente no puede mantener una familia con un salario de 600 $ como tampoco lo puede hacer cualquier otro trabajador. O con el doble en caso de tener 2 cargos. Esta realidad es inocultable. El gobierno dice que más no puede pagar. Bien, si esto es así ¿por qué es así? Fácil y sencillo: El crecimiento circunstancial (que se viene dando en la economía desde la devaluación) no significa desarrollo (que es como se genera la verdadera riqueza). Mientras este país tenga dirigencia y pueblo sin conocimiento básico acerca de la diferencia entre crecimiento y desarrollo y se obre en consecuencia, el tema salarial y la supervivencia digna de las familias argentinas seguirá sin resolverse.

Federico Martín Maglio, julio 2005