FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Editoriales: Enero 2007, Forzado Llamado al Silencio: Una Explicación  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

FORZADO LLAMADO AL SILENCIO: UNA EXPLICACIÓN

Llegó el momento de dar una explicación de por qué he escrito muy poco durante los dos últimos años, 2005 y 2006, a pesar de haber sucedido cosas sumamente importantes en el ámbito educativo.

Como se puede observar en la sección editoriales, hasta febrero de 2005 había publicado, como fue siempre, un editorial por mes. Durante el 2005 sólo puse en línea 3 editoriales y lo mismo para el 2006.

El problema se debió a que en febrero de 2005, cuando volvemos a la actividad en las escuelas, en una de ellas donde trabajo, el Don Bosco de San Nicolás, comencé a recibir llamadas de atención y enojos por parte del Padre Director Alejandro Gómez Cañete y el Coordinador Pedagógico. El motivo, mis escritos. Seguidamente, en otra reunión, se sumó a la queja sin sentido la Representante Legal del nivel Polimodal. En varias conversaciones me expresaron de muy mala manera que yo los atacaba a ellos. La realidad, como se puede comprobar en los editoriales, es que en ningún momento escribí pensando en el Don Bosco de San Nicolás y sus autoridades y el que las mismas expresen su enojo revela un “muy limitado” conocimiento y mentalidad obtusa en cuanto lo que sucede en la educación.

El problema en el Don Bosco comenzó el 22 de diciembre de 2003 cuando se realiza una reunión con los docentes del polimodal para comunicarles que el Director del Polimodal era desplazado de sus funciones y sería reemplazado por el nuevo Padre Director, Alejandro Gómez Cañete. A partir de allí, en nuestra comunidad salesiana, se ha vivido alejado de los preceptos del evangelio, de las enseñanzas de Don Bosco en un ambiente de acoso laboral permanente, avasallamiento de derechos, continuas faltas de respeto, persecución a los alumnos que no se sentían cómodos con el régimen de pecado que se vivía en la institución y ausencia de un proyecto pedagógico “conocido” por la comunidad.

En el foro de opinión de San Nicolás Web comenzaron a aparecer mensajes anónimos con grandes falsedades acerca de lo que sucedía en el Don Bosco. Salí a contestarles de la mejor manera posible tratando de dar un poco de luz a la situación muy tirante con el fin de “calmar las aguas” y así preservar a la institución de gente que tenía la intención de defenestrarla (fueron 3 escritos donde decía que no era verdad que estuviesen pasando "cosas malas" en el Don Bosco para salvaguardar a la institución; luego de los mismos, corté la comunicación y nunca más publiqué algo al respecto). Uno de los problemas de fondo era la pelea entre instituciones por la matrícula. Los mensajes anónimos se fueron extendiendo a otros foros como los de Datacraft, Club de Regatas, SADOP, ex alumnos del Colegio Don Bosco, diversos “fotologs” elaborados por alumnos de la institución, etc.

En una de las reuniones (fines de 2005), los susodichos me espetaron en la cara que yo los atacaba directamente en mis escritos. Por ejemplo, el editorial publicado en febrero de 2005 que para nada estuvo pensado en lo que sucedía en el Don Bosco (si bien hubo problemas durante el 2004 los mismos afloraron en toda su intensidad desde febrero de 2005); más allá de que en realidad, mucho de lo que decía fue premonitorio sobre lo que “se evidenció” durante ese ciclo lectivo. Allí expuse que lo que estaba sucediendo en las escuelas de confesión católica se debía a un cambio en la política de la Iglesia Católica Argentina. Sobre la orden salesiana no expresé opinión (a pesar de que se alejaba a polos totalmente opuestos al mensaje de Jesús, de la Doctrina Social de la Iglesia y, además, de las enseñanzas de Don Bosco en cuestiones educativas). También aclaré que sin saber lo que iba a pasar en nuestra institución, en el editorial de diciembre de 2003 (publicado antes del día 5) ya decía lo que sucedería en la República Argentina en las escuelas de gestión privada (cuando todavía no sabía del cambio de autoridades en el Don Bosco de San Nicolás).

El problema se inició por la forma totalmente arbitraria en que la Inspectoría de Rosario nos comunicó el día 22 de diciembre de 2003 que habría un cambio en las autoridades del polimodal alejando de la función al Director del Polimodal, una eminencia en cuanto a lo educativo; en esos días, gozaba del apoyo incondicional en sus funciones por parte del cuerpo docente debido a su sapiencia y su autoridad estaba avalada por la jerarquía de su trabajo.

A partir de allí, se fueron sucediendo una serie de hechos que me reservo por ser de estricta índole institucional. No obstante, es necesario aclarar que mi decisión de no escribir se debe a la intención de preservar la convivencia dentro de límites “soportables” que, lamentablemente, fueron sobrepasados en forma constante y permanente por las autoridades de la institución. Me llamé a silencio luego de evaluar la situación con mis compañeros de trabajo; “desensillar hasta que aclare” fue la consigna.

Hoy, enero de 2007, el Padre Alejandro Gómez Cañete fue trasladado a la provincia de Formosa y estoy a la expectativa de ver qué decisiones toma la Inspectoría de Rosario. Además, aclaro también que fue una decisión puramente personal para evitar discusiones sin sentido que pudiesen perjudicar a algún otro docente y compañero de trabajo (que, como apunto más arriba, igualmente se dieron situaciones por demás tensas).

También se hace necesario aclarar que esta decisión nada tiene que ver con las animosidades en mi contra que tienen determinados personajes del Partido Justicialista del municipio de San Nicolás y de la provincia de Buenos Aires debido a que no soy de callarme la boca cuando veo las bestialidades que comenten a diario en la toma de decisiones en cuestiones educativas. Muchos de ellos son parte responsable de haber destruido el sistema educativo de la provincia y del país y a “sus aprietes” los sufro a diario pero me mantengo firme. Por ejemplo, siguen los descuentos sin sentido en mi salario, situación que vengo arrastrando desde diciembre de 1991, sí, hace 15 años cuando Manzano y Beliz realizaron las famosas listas negras de docentes.
Saludos.

Federico Martín Maglio - 2 de enero de 2007