FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Editoriales: Agosto 2007, El Cambio Educativo y la Estupidez Argentina  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

EL CAMBIO EDUCATIVO Y LA ESTUPIDEZ ARGENTINA

Con la sanción y promulgación de la nueva Ley Provincial de Educación Nº 13.688 se cierra un proceso que, de continuar, hundirá a nuestro país en la más absoluta de las oscuridades.

El proceso se inició cuando en 1991, el diario La Nación publica el plan de la Asociación de Bancos Privados de la República Argentina para la transformación educativa. Los lineamientos del mal llamado neoliberalismo eran muy claros.

A partir de allí, en forma paralela, se dieron tres fenómenos:

  1. El gobierno nacional junto a varios gobernadores provinciales impulsaron la Ley Federal de Educación y leyes provinciales tendientes a reformar el sistema educativo en todo el país. Realizaron una gran campaña utilizando todos los medios de comunicación adictos al régimen imperante (como el Grupo Clarín) para convencer sobre las bienaventuranzas que nos esperaban al final del camino que se comenzaba a transitar. Dirigentes políticos del Partido Justicialista y sus acólitos (punteros políticos) del ámbito educativo "se prendieron" a la iniciativa en forma a-crítica, repitiendo como loros las bestialidades proferidas por tecnócratas y pedagogos de escritorio. Esto reveló el bajo nivel intelectual y educativo de las personas que integran los cuadros del Partido Justicialista en cuestiones educativas.
  2. Al ir avanzando la implementación de la reforma educativa, muchos docentes con diversos cargos (directivos, inspectores, de aula) apoyaron sin tener un mínimo argumento a favor de las medidas que se implementaban. Algunos, por "callar y otorgar", el célebre "no quiero tener problemas" era moneda corriente en las "salas de maestros y profesores". Otros, por militar en el Partido Justicialista buscaron resquicios para "ligar" algún carguito de asesor, Consejero Escolar y hasta la dirección de alguna escuela o cargo para inspección sin llamar a concurso.
  3. Muchos docentes criticaron lo que se estaba haciendo, la mayoría sin mostrarse "para no tener problemas" y no pasar más allá de algún que otro comentario al respecto. Pero están los otros, los que se la jugaron en forma permanente diciendo, explicando hasta el hartazgo muchas veces las cosas que son básicas, esenciales y fundamentales que cualquier educador debería saber. Razones más que fundadas para que no se implemente tal reforma y, al implementarse, alzar la voz otra vez para advertir los efectos negativos que tal o cual medida causarían en el sistema educativo. Se animaron a publicar, a hablar públicamente en diversos ámbitos... y a que les hagan actas como apriete, junto a las llamadas de atención; muchas veces, fueron relegados al ostracismo dentro de la misma escuela por los "irreverentes ignorantes" que bajan la cabeza y asienten cualquier cosa que provenga del poder de turno.

Ahora, 2007, cuando ya nadie niega el rotundo, estrepitoso fracaso de la transformación educativa iniciada en 1991, asistimos a "discursos progresistas" de los mismos que nos llevaron al abismo. Los mismos que repetían como loros, los que ejecutaban decisiones tomadas detrás de un escritorio a partir de instrucciones dadas por tecnócratas en economía... Los mismos que denostaban a los críticos... Los ignorantes de siempre, ahora se despachan con alabanzas hacia las nuevas leyes (Nacional y de la provincia de Buenos Aires) sin proferir la más mínima referencia al desastre ocasionado por ellos mismos. Resulta que el zorro que se comió a las gallinas, ahora cuidará el gallinero.

Caradurismo "made in Argentina"

De otra forma no se puede tomar lo que está sucediendo amén de lo ya sucedido. Ni la más mínima autocrítica; ¿dar un paso al costado haciendo un "mea culpa"?, ¡ni pensarlo! Se pasan del Frente para la Victoria al Partido Justicialista y viceversa buscando algún puestito, alguna asesoría, algo que los mantenga "en la palestra" para salir en los diarios y así reivindicar -falsamente- su ego porque saben muy bien está en el subsuelo ya que son ignorantes, acomodaticios y malas personas.

¿Quién reivindicará a los docentes que sufrieron los aprietes durante tanto tiempo?

¿Quién reivindicará a los docentes que demostraron saber de educación diciendo punto por punto las consecuencias que ocasionarían tales políticas al sistema educativo? ¿No demostraron ya, con creces, que saben realmente sobre educación?

Lo que sucede es que en este país gobierna la estupidez. Los ignorantes gobiernan y los ignorantes los votan. Los ignorantes toman decisiones. Los ignorantes asesoran. "El que sabe, sabe; y el que no sabe, es jefe", reza un antiguo refrán argentino.

Estamos en año electoral. Ya nada nos puede sorprender. Pero las broncas crecen, la impotencia es atroz. Otro refrán expresa que "para ser feliz hay que ser ignorante", o "hacerse el boludo" como una vez expresara el actual gobernador de la provincia de Buenos Aires Felipe Solá en el programa televisivo CQC.

El proceso continúa

Por más leyes que se sancionen y promulguen, por más campañas mediáticas que se hagan para apoyar lo que hacen desde los organismos de decisión, la situación de catástrofe en la educación no cambiará, no va a mejorar.

Una ley no garantiza nada de por sí. Sólo establece pautas que pueden o no cumplirse. El problema está en si se implementa o no y en cómo y quiénes la implementan. Podríamos tener las mejores leyes de educación del mundo y de la historia de la humanidad, pero el problema está en el cómo y quiénes. Y si los que llevan adelante las políticas educativas son los mismos ¿qué nos puede hacer pensar que esta vez será diferente? Absolutamente nada.

La política educativa, por sí misma, no podrá revertir los idearios sociales, las situaciones derivadas del modelo económico-social y de la situación cultural imperante. Para cambiar hacen falta varias políticas al mismo tiempo que trabajen sobre todos los frentes en forma coordinada. El proceso continúa porque no hay un proyecto nacional para cambiar el país.

¿Sin salida?

Es un círculo vicioso. Los que deciden políticas tienen una red de acólitos y entenados ganados por diverso tipo de favores (punteros políticos) que, a su vez, hacen favores a los que le siguen en la pirámide y así todos se callan la boca, los votan, los apoyan y en los actos, los aplauden.

Ahora nos dicen que estas leyes surgen de la consulta al pueblo. Caradurismo típicamente argentino, que hace oídos sordos a las críticas y llamados de atención acerca de la pésima implementación realizada en las consultas a docentes, padres y alumnos. Digitan la opinión pública para justificar lo que saben perfectamente que está mal. Miran para otro lado, total... ¿qué problema se van a hacer? Ellos tienen la sartén por el mango.

Mientras tanto, la República se sumerge cada vez más en el barro. Reina la ignorancia, la idolatría a funcionarios que entregan subsidios "para la foto del diario" y la campaña de recolección de votos. Politiquería barata que en pleno siglo XXI sigue vigente en la República Argentina.

El ciudadano no existe. Y mientras no exista, este sistema seguirá gozando de buena salud que atentan contra la de los que no ignoran estos temas y lo perjudiciales que son para la salud republicana.

Federico Martín Maglio - 1º de agosto de 2007