FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Editoriales: Octubre 2007, La Hipocresía del Paro del 4 de octubre  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

LA HIPOCRESÍA DEL PARO DEL 4 DE OCTUBRE DE 2007

Si un pecado tiene la gente que es docente, es ignorar las prácticas políticas demagógicas o, de no ignorarlas, hacerles el juego que los hipócritas proponen.

El 4 de octubre la CTERA llama a un paro docente nacional ya que el día 6 se cumplen 6 meses del asesinado de Carlos Fuentealba en la provincia de Neuquén cuando estaba en una marcha pidiendo aumento salarial.

En aquellos días el gobernador era Jorge Sobisch, hoy candidato a la presidencia de la nación y uno de los adversarios de Cristina Fernández de Kirchner. Un dato a tener en cuenta es que la CTERA tiene como Secretario General a Hugo Yasky, quien tiene excelentes relaciones con el actual gobierno nacional. CTERA nunca, durante el gobierno de Néstor Kirchner, llamó a un paro o movilización en reclamo de mejoras o por problemas suscitados en alguna provincia. Recordemos que este año, desde el inicio de clases, la mitad de las provincias estuvo de paro por conflictos laborales y CTERA "miró para otro lado".

Utilizar al docente Carlos Fuentealba en forma demagógica e hipócrita de cara a las elecciones presidenciales del 28 de octubre próximo es una acción artera que los docentes no deberíamos permitir y, mucho menos, apoyar.

Y aquí es donde viene el problema que se plantea. ¿Por qué los docentes harán huelga el próximo jueves? Al preguntar a varios docentes en diversas escuelas durante la semana pasada y hoy mismo (lunes 1º de octubre) me encontré con respuestas que tienen contestación....

Respuesta recibida Realidad de la situación
Por aumento de salario. Mentira. El paro no es por un reclamo salarial.
Por la mejora en educación. Mentira. El paro no tiene esa consigna. Es más, CTERA, durante el gobierno de Kirchner, en ningún momento planteó este tema. Lo que hizo fue apoyar al gobierno en su reforma de la Ley Federal de Educación.
Porque estoy podrido/a de la situación que estamos viviendo. Mentira. El paro no propone un cambio de sistema socio-económico ni político ni tampoco una revolución cultural. En todo caso, será la respuesta de un docente que está podrido de entrar al aula.
Cuando algún día se invente otra forma alternativa al paro como protesta social, yo lucharé de esa otra manera. Mentira. Hay muchas formas de lucha social y que un docente las desconozca es muy grave.
Para quedarme a descansar en mi casa. Bueno, al menos no miente descaradamente como los otros para justificar lo que todos los docentes ya deberíamos saber.

Mis reflexiones al respecto...

Que un docente ignore el por qué de un paro que hace, es patético. Sin palabras.

Hay un problema y es que los docentes están desganados, con broncas acumuladas desde hace ya mucho tiempo. Pero ignoran o son hipócritas al hacerles el juego a los que hoy detentan el poder a nivel nacional haciendo un paro a todas luces político con referencia a las elecciones del día 28.

El paro es nacional, llama la CTERA, justamente la Confederación que jamás movió un dedo por los docentes de las provincias que en marzo tenían un básico menor a 400 $, menor a 300 $ e, incluso, ¡menor a 200 $, como en la provincia de Kirchner, Santa Cruz!

Esta situación es indignante. Si los docentes se comportan de esta forma, si los docentes tienen este nivel de información para tomar decisiones... Entonces... ¿Qué podemos esperar del "común de la gente"? Nada. Porque "se supone" que un docente tiene (o debería) tener un nivel cultural, educativo, de información y conocimiento superior a la media normal. Entonces, que los docentes se manejen en ese nivel deja, realmente, mucho que desear.

Y no es un tema que se preste a una discusión acerca de si o no al paro. Las chicanas que buscan justificar todo y cualquier cosa sabiendo de antemano que lo que se defiende está mal, son por demás de conocidas.

Saludos.

Federico Martín Maglio - 1º de octubre de 2007

Este editorial produjo un correo electrónico anónimo