FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Editoriales: Marzo de 2010, El Nuevo Régimen Académico Terciario en la Provincia de Buenos Aires  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

EL NUEVO RÉGIMEN ACADÉMICO TERCIARIO EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Observaciones para tener en cuenta

 

En el 2010 el nivel terciario inicia un nuevo régimen académico. Para tener una idea acerca del sistema que se está pensando para este nivel de estudios, se analizan los siguientes puntos…

 

5 años para rendir una materia:

  • Más tiempo del que dura la carrera en sí misma, que es de 4 años.
  • Es un tiempo excesivo donde se pierden conceptos que se deben afirmar.

 

60 % de asistencia obligatoria:

  • Ya con el 80 % muchos alumnos especulaban sobre cuántos días podrían faltar. Los últimos 2 meses, la cantidad de alumnos en las clases mermó muchísimo. Estos “nuevos sujetos” están buscando “que todo sea más fácil” y con la “menor carga de obligaciones posibles”.
  • Con este 60 % habrá más ausencias no generadas por problemas sino por especulación y búsqueda de tales facilidades que rehúyen responsabilidad y compromiso ya que no se trabaja sobre estas realidades.
  • En la escuela media, estos “nuevos sujetos” difícilmente llegan a horario y faltan mucho más de las 28 ausencias permitidas (los preceptores, por indicación de las autoridades, inventan presencias para evitar que quedaran libres y baje la matrícula). Entonces, nos encontraremos con cursos vacíos o por la mitad un día y la otra mitad a la clase siguiente; así no se puede trabajar en educación, ni en contenidos ni tampoco en valores.

 

Posibilidad de rendir en condición de libre hasta el 30 % de las materias:

  • Quedan exceptuados de este régimen los Talleres, Seminarios, Ateneos y los Campos de la Práctica Docente y de la Práctica Profesional
    Entonces, como ejemplo, de los 40 finales del Profesorado de Historia, entrarán en este sistema las únicas 8 materias específicas sobre el desarrollo de la Historia. ¿Qué docente estaríamos formando?
  • Algunos ya dieron como justificación que en las universidades se permiten exámenes libres pero no conocen toda la verdad.
  • En la universidad, rendir libre es muy difícil y los alumnos lo saben.
  • A las universidades no les están obligando a aprobar porcentualmente a más alumnos en tales exámenes; en cambio, en el nivel terciario de la provincia de Buenos Aires, desde hace años se viene cuestionando que se reciben pocos con relación a los ingresantes. ¿Qué nos dirán si nos ponemos firmes en cuanto a los exámenes libres exigiendo lo que corresponde?
  • Rendir libre en la Licenciatura de Historia un 30 % de las materias no tendría consecuencias negativas ya que –promediando distintas universidades– de 30 materias, no menos de 18 son específicas de Historia. Pero en los profesorados del nivel terciario son sólo 8. En pocos años, podría haber gente con título de Profesor de Historia y jamás haber pisado una cátedra de esta ciencia (o, como gustan en llamar los que se desviven por bajar el nivel a todo, una disciplina).

 

Consideraciones finales:

  • En los últimos años a los docentes nos han bombardeado con cursos, charlas, jornadas, congresos, libros, etc. con el fin de comprender a los “nuevos sujetos”. En todos, las caracterizaciones realizadas (siempre generalizadas con mención a situaciones diferentes) nos encontramos con la falta de compromiso con el saber, la ausencia de valores, dificultad en cuanto a aceptar y cumplir obligaciones, de hacerse responsables de su propia vida y de respetarse y respetarla; la constante búsqueda de facilidades para que todo sea con el menor esfuerzo posible (el siempre presente “zafar”), etc.
  • Desde las reformas implementadas durante la década de 1990 las autoridades del área educativa de la provincia de Buenos Aires han tomado decisiones que tienden a convalidar tales comportamientos sociales en vez de cambiarlos y, ante la ausencia de valores se sigue trabajando sin formarlos; se insiste en reproducir en la escuela lo mismo que hay en el resto de la sociedad.
  • Ahora se despachan con el flexibilizar el régimen académico que, justamente, reproduce los comportamientos de los “nuevos sujetos” en vez de educarlos y formarlos con valores y actitudes diferentes. Entonces, ¿para qué los docentes nos hemos estado capacitando en este tema, para “amoldarnos” a este triste presente convalidando una realidad social que cada día es más perversa? ¿Qué clase de docentes se busca tener, qué perfil del mismo es el “dibujado” ahora? Porque hoy mismo hay serios problemas con muchos docentes jóvenes a quienes sólo el escuchar su discurso da pavor en cuanto a la falta de compromiso, cumplimiento, cuestiones éticas que jamás debieron haber sido puestas en cuestión y el tener en claro qué significa el ser responsable.
  • La escuela tiene como función social la de mostrar otra realidad a los alumnos, distinta de la que están viviendo. Si la escuela sólo va a seguir reeditando, convalidando y reproduciendo un sistema social injusto carente de valores, entonces la escuela como institución pierde todo su sentido sin lograr conformar otro modelo alternativo. Si la escuela ofrecerá lo mismo que se tiene en otros ámbitos de interacción social, entonces ¿para qué la escuela?

 

Federico Martín Maglio - 5 de marzo de 2010