FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 6 de diciembre, Contra los desestabilizadores  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

DIARIO PÁGINA 12, 7 DE DICIEMBRE DE 2001

EL GOBIERNO LLAMA A LOS POLITICOS A CONCERTAR
Contra los desestabilizadores

 

En la Rosada están convencidos de que un sector del PJ quiere tumbar al Gobierno, y apuntan a Ruckauf. Ayer iniciaron una ronda de conversaciones de De la Rúa y Colombo con Reutemann, De la Sota, Ibarra y Rozas. Hoy sigue la rueda. Qué dice el informe de la SIDE que maneja el Gobierno.

Por Sergio Moreno y José Natanson

Por primera vez desde que comenzó la última etapa de la crisis, el Gobierno intentó ayer una respuesta política. Desde temprano, Fernando de la Rúa fue recibiendo en la Casa Rosada a dirigentes claves, como los gobernadores peronistas José Manuel de la Sota y Carlos Reutemann, el titular de la UCR, Angel Rozas, y el virtual jefe del Frepaso, Aníbal Ibarra. Aunque las reuniones tuvieron un tono más bien formal, en el Gobierno explicaban que el objetivo es aislar a los sectores desestabilizadores del PJ que menean proyectos de Ley de Acefalía. “Estamos combatiendo a los golpistas”, se entusiasmaba anoche un funcionario que pasó el día junto al Presidente. Pero, además, la seguidilla de encuentros apunta a armar un consenso político en medio del vendaval financiero, que es lo que –creen en la Rosada– quiso decir el FMI con aquello del “programa sustentable”.
Ante el fracaso evidente de la concertación convocada por Chrystian Colombo, y con el agua cada vez más cerca del cuello, el Gobierno se vio obligado a recurrir a los políticos.
Por la Alianza estuvieron Rozas e Ibarra. En encuentro con De la Rúa fue bastante corto y formal, económico. Pasado el trámite, ambos dirigentes se encerraron con Colombo, demiurgo y motor de la necesidad de sentar a la mesa a los partidos. Tanto Ibarra cuanto Rozas se mostraron de acuerdo, lógica y obligadamente. Colombo expuso, hizo escenarios, habló de necesidades imperiosas. Los dos gobernadores acordaron mostrando a la vez la falta del Gobierno: “Cuenten con nosotros, pero pongan una agenda, un temario. Seguro que vamos a charlar, el asunto es sobre qué”.
La presencia más importante fue la de Reutemann y De la Sota. Según informaban cerca de Colombo, para hoy hay previstas otras reuniones: con los jefes de las Cámaras, los justicialistas Eduardo Caamaño y Ramón Puerta, con los titulares de los bloques y, quizás, con Carlos Menem.
Los encuentros tienen un doble objetivo.
El primero, subrayado con énfasis por los sectores políticos del Gobierno, es responder a la supuesta intención de algunos dirigentes del PJ: el martes, en una reunión con los principales gobernadores del partido, Carlos Ruckauf había insinuado la posibilidad de apelar a la ley de Acefalía en caso de que se profundice la crisis, una movida para la que contaría con el apoyo de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo. La hipótesis fue sostenida y comentada con inquietud entre los hombres de la Rosada, que se enteraron a través de un informe de la SIDE (ver página 6).
Un funcionario cercano a De la Rúa aseguraba ayer que no se trata de una paranoia infundada. Y ponía como ejemplo un proyecto para posponer las sesiones ordinarias –lo que le permitiría al PJ mantener el control de la agenda legislativa e introducir el proyecto– elaborado por el senador peronista Jorge Yoma. “El autor intelectual es Ruckauf”, insistía el funcionario, diferenciándose de la versión desde el propio peronismo que apuntaba a De la Sota como promotor de la iniciativa (ver página 10).
Frente a estos hechos, la idea es blindar a De la Rúa, aislando a los sectores peronistas rebeldes. Según comentaban ayer en la Rosada, ese fue uno de los objetivos del encuentro con los dos gobernadores peronistas: aunque no hubo una mención directa al tema, ambos ratificaron a De la Rúa su respeto a la “continuidad institucional” del Gobierno.
No parece casual que Ruckauf haya sido el único de los tres mandatarios “grandes” del PJ no citado a la Rosada. Sin embargo, más tarde en la jefatura de Gabinete intentaban bajarle el perfil al asunto y aseguraban que el bonaerense está invitado hoy a una reunión con De la Rúa.
Este es sólo uno de los ejes de la contraofensiva del Gobierno. El otro, más complicado, apunta a tonificar políticamente la gestión en medio de la crisis. “El Fondo dijo en el comunicado que la Argentina tiene que poner en marcha un programa sustentable. Esto significa que debe haber un acuerdo político mínimo, sin el cual es imposible que funcione la economía”, explicaba una fuente del Gobierno. De acuerdo a estainterpretación, la Argentina debe emitir una señal al FMI y al Tesoro norteamericano. “Es justamente el acuerdo que no pudimos mostrar en la reunión de De la Rúa con (George W.) Bush”, recordaba un funcionario.
El responsable de llevar adelante la delicada tarea es –otra vez– Colombo. Y el objetivo central es –otra vez– comprometer al peronismo con la gestión del Gobierno. ¿Y si el PJ se niega? La respuesta cobró forma de bravuconada en la boca de un altísimo funcionario del Gobierno: “¿Y qué pasa si el Presidente se pide una licencia por unos días? Al peronismo no le va a quedar otra alternativa que involucrarse”.

 

Una llamadita a Menem

El presidente Fernando de la Rúa admitió anoche que se comunicó con Carlos Menem para informarle sobre la situación económica. Ayer, cuando se retiraba de la Casa Rosada, De la Rúa reconoció que durante la jornada había conversado por teléfono con Menem. Según el jefe de Estado, el diálogo se produjo en el marco de los contactos del Ejecutivo con dirigentes de todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria. Para explicar la comunicación, el Presidente dijo que habló con el riojano en su condición de titular del PJ. Sin embargo, la comunicación telefónica de ayer no fue el primer contacto entre De la Rúa y Menem, cuyas relaciones parecen pasar por un excelente momento. El domingo a la tarde, el primer mandatario había hablado por teléfono con su antecesor, que en ese momento se hallaba en su departamento de la avenida Libertador. Y el miércoles al mediodía, dos dirigentes muy cercanos al ex presidente –el gobernador riojano Angel Maza y su hermano, el senador Eduardo Menem– visitaron al Presidente en la misma Casa Rosada.

 

CAVALLO EMPEZO A LOS GRITOS EN GABINETE Y VIAJA SIN COMPAÑIA
Una mala manera de hacer nuevos amigos

Por S.M. y J.N.

Con el increíble tono distendido que viene utilizando últimamente, Domingo Cavallo abrió la reunión de Gabinete de ayer asegurando que, si el FMI no apura la ayuda financiera, la Argentina entraría en default. Fue el argumento para justificar su decisión de viajar a los Estados Unidos, criticada por buena parte del Gobierno. Indignado, Chrystian Colombo le pidió calma y convirtió el diálogo en una discusión a los gritos. Más allá de la anécdota, es innegable que la decisión de Cavallo –otra vez inconsulta– provocó un nueva crisis en el Gobierno. “Es su última jugada”, aseguraba anoche un funcionario cercano a Fernando de la Rúa.
La disputa Cavallo-Colombo viene de lejos, pero cada vez les cuesta más esconder las diferencias. Ayer estalló en la reunión de Gabinete, y sólo se calmó cuando intervino el Presidente. Una vez concluido el encuentro, De la Rúa, Cavallo, Colombo y el canciller Adalberto Rodríguez Giavarini se reunieron aparte, para terminar de definir el viaje del ministro.
Según aseguraban más tarde en la Rosada, fue el titular de Economía quien insistió en viajar, contra las dudas de muchos funcionarios. “Es lógico que piense así, porque él está convencido de que lo puede todo”, se quejaban anoche en el Gobierno.
Más allá de las interpretaciones psicológicas, cerca de De la Rúa aseguraban que el viaje de Cavallo es una jugada demasiado audaz para el difícil momento que atraviesa el Gobierno. “¿Y si sale mal, si no consigue nada, qué pasa?”, se preguntaba un funcionario con despacho en la Rosada.
El hombre respondía con una hipótesis: según la interpretación oficial, la negativa del FMI a transferir los recursos y la críptica alusión a la necesidad de poner en marcha un “programa sustentable” tendría como objetivo apurar una definición de política monetaria: dolarización, devaluación o una combinación de ambas. En este esquema, la visita de Cavallo sólo contribuiría a apurar los tiempos. “Si vuelve con las manos vacías es evidente que vamos a tener que hacer algo”, aseguraba.
La cuestión es que el viaje arrancó mal desde el vamos. En sintonía con la idea de mostrar un consenso sólido a nivel local (ver nota central), el Gobierno quiso incluir en la comitiva a un puñado de legisladores del oficialismo y la posición. Tantearon –en forma directa o a través de José Manuel de la Sota– a legisladores del PJ: el titular del Senado, Ramón Puerta, y el de Diputados, Ramón Puerta. También intentaron con los jefes de los bloques, Humberto Roggero y José Luis Gioja, y con el diputadoeconomista Jorge Remes Lenicov. Finalmente llamaron al jefe del bloque de la Alianza, Darío Alessandro.
Los legisladores rechazaron la invitación. “¿Ir a un viaje donde no sabemos qué se va a tratar? ¡¿Y con Cavallo?! Nunca.”, sintetizó ante Página/12 uno de ellos. Finalmente, el ministro deberá viajar a Estados Unidos con la compañía de dos funcionarios: uno de su tropa, el secretario de Hacienda, Jorge Balldrich, y otro con quien apenas se habla, Daniel Marx, secretario de Finanzas.
En todos los casos, el responsable de las gestiones fue Colombo, que ayer se convirtió nuevamente en el motor político del Gobierno. El hombre estaba cansado. Y se entiende: el día anterior estuvo trabajando hasta tarde. Tenía cosas que hacer y, además, tuvo trabajo extra, porque De la Rúa se había retirado a Olivos a la cinco de la tarde, cuando todo parecía a punto de estallar.

 


 

El informe de la SIDE que apunta
a Ruckauf, Moyano y Breide Obeid

Por Raúl Kollmann

Carlos Ruckauf es el gobernador que más presiona para derribar al presidente Fernando de la Rúa. Está detrás del camionero Hugo Moyano y lo financia para crear el clima de ingobernabilidad que lleve a una Asamblea Legislativa conducida por Ramón Puerta para sustituir a De la Rúa y convocar rápidamente a elecciones. Los discursos de Moyano los escribe el carapintada ex mayor Gustavo Breide Obeid, segundo de Mohamed Alí Seineldín y actualmente a cargo del Partido de Acción Popular, que considera a Seineldín su líder. La idea es que las turbulencias se produzcan la semana próxima. Este es el núcleo central de un documento elaborado por hombres de la SIDE, que fue entregado al jefe de Gabinete, Chrystian Colombo. El objetivo de Ruckauf sería, obviamente, ganar las elecciones anticipadas. En la provincia de Buenos Aires sostienen que ese diagnóstico no tiene asidero y que a Ruckauf de ninguna manera le convienen las elecciones anticipadas.
Según el paper de los espías, el gobernador bonaerense está forzando las cosas porque su provincia está en serias dificultades y cuanto más tiempo pase, más problemas tendría con su candidatura presidencial. La comparación es con las provincias de sus competidores por la candidatura presidencial del PJ: en Santa Fe, Carlos Reutemann tiene muchas menos dificultades económicas y en Córdoba, José Manuel de la Sota está en serios problemas que podría, sin embargo, sobrellevar.
El diagnóstico tiene otro agregado. Según los espías, Menem va a iniciar una ofensiva muy grande contra Duhalde-Ruckauf y en especial contra un hombre que se ha convertido en pieza importante de la administración bonaerense: Esteban Caselli. Este ex hombre de Menem fue a declarar en contra del ex presidente en la causa armas. Según la gente de la SIDE, Caselli recibirá un vuelto judicial de Menem que también afectaría a Ruckauf, al que consideran el mentor de la declaración ante Urso del ex embajador ex menemista.
Por todos estos motivos, Ruckauf estaría acelerando el paso para procurar que De la Rúa sea reemplazado por Ramón Puerta y para que haya elecciones a corto plazo. En verdad, el gobernador bonaerense estuvo de acuerdo con los demás dirigentes y gobernadores del PJ en tratar la Ley de Acefalía en el período de sesiones extraordinarias, aunque no está del todo de acuerdo en que se vote el proyecto del cordobés Eduardo Di Cola, aquel que fue adelantado en exclusiva por Página/12 como una jugada destinada a reemplazar a De la Rúa utilizando el mecanismo de la ley de lemas. De esa manera, se resolvería la interna del PJ ya que todos los candidatos –Ruckauf, Reutemann, De la Sota, Duhalde y Menem– podrían serlo si quieren y el que más votos consigue acumula los de todos los demás.
El centro de la acusación contra Ruckauf es que en la SIDE consideran que está detrás de Hugo Moyano, a quien ven preparando una tumultuosa ofensiva contra el Gobierno. En verdad, por ahora el paro y la movilización de la semana próxima no parecen demasiado distintos a los otros paros y movilizaciones que Moyano convocó en épocas recientes. Sea como fuere, los espías insisten en que el camionero es financiado y alentado por Ruckauf y que ahora tiene en su entorno al carapintada seineldinista Breide Obeid.
El paper de la SIDE pinta un cuadro que, a decir verdad, al Gobierno no le viene nada mal. De la Rúa aparece perseguido por todos los malos del mundo: los fondos buitres, el FMI y una mezcla de sindicalistas y carapintadas. Además, lo estaría hostigando una conspiración política de una parte del justicialismo.
No queda claro si a todo este diagnóstico se le da credibilidad en el Gobierno, pero hay algo llamativo. Ayer a la mañana, en la Casa Rosadaestuvieron Reutemann, De la Sota y Daer. Ruckauf y Moyano no aparecieron por allí.

 

Alfonsín volvió pegando

“A esta altura no resulta creíble ni adentro, ni afuera”, señaló ayer Raúl Alfonsín en referencia a Domingo Cavallo, y dijo lamentarlo porque “no me alegra que fracase”. El ex presidente hizo esas declaraciones temprano por la mañana en el programa Desayuno, pero por la tarde fue más contemplativo en una reunión que mantuvo con dirigentes de primera línea del radicalismo para analizar la situación del país. “Se habló de cerrar filas para pasar esto, pero a la vez instrumentar las medidas políticas que propone la UCR”, señaló a Página/12 un protagonista de ese encuentro que el ex presidente encabezó junto al titular del partido, Angel Rozas. La reunión tuvo lugar después del agasajo que la conducción del radicalismo brindó a los senadores salientes y nuevos y sirvió también para que Rozas informara a sus correligionarios acerca de la entrevista que junto a Juan Manuel Casella había mantenido por la mañana con Fernando de la Rúa. Además de Rozas, Alfonsín y Casella los que se juntaron en la UCR fueron Jesús Rodríguez, Mario Negri, Walter Ceballos, Gerardo Morales, Pablo Verani, Marcelo Stubrin y Horacio Pernasetti. El presidente del radicalismo junto a los presidentes de los bloques de Diputados y Senadores se reunirán hoy con el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, para ver el modo de instrumentar la mesa de enlace permanente entre el Gobierno y el partido, un canal por el que los radicales podrían impulsar las medidas políticas que proponen para la gestión de De la Rúa.