FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 28 de diciembre, Una multitud participó en el cacerolazo  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

DIARIO PÁGINA 12, 30 DE DICIEMBRE DE 2001

UNA MULTITUD PARTICIPO EL VIERNES EN OTRO
CACEROLAZO QUE DESATO UNA CRISIS EN EL NUEVO GOBIERNO
“Yo duermo con la cacerola bajo la almohada”

 

Miles de vecinos irrumpieron en Plaza de Mayo para protestar contra el corralito y las figuras acusadas de corrupción que integraban el gobierno de Adolfo Rodríguez Saá. La multitud manifestó en forma pacífica, pero hubo incidentes con un pequeño grupo. Hubo 12 policías heridos y 33 manifestantes detenidos.

Por Luis Bruschtein

“¡Pasamos Nochebuena, pasamos Navidad, echamos a De la Rúa y ahora a los demás!” La Plaza de Mayo se llenó por segunda vez en una semana con el mismo ruidito a lata, viernes a la noche, vísperas de Año Nuevo, como si una lógica se hubiera roto en la política argentina, como si un nuevo factor hubiera detonado en la realidad hasta hace poco tiempo apacible e impune de la política. El “¡Menem compadre...!” y el “¡Grosso, compadre...!” con alusiones a sus madres sonaba a hartazgo y desafío en las gargantas de los miles de vecinos nuevamente autoconvocados, gente común, la mayoría de clase media, ahogados por la crisis y enfurecidos por el resurgimiento de los políticos menemistas en quienes ven el origen de sus desgracias.
Fue igual que el 19, inesperado, espontáneo, furioso, pacífico al principio y desbordado después. Las primeras cacerolas empezaron a sentirse en los barrios de Belgrano, Palermo y Caballito, pero el goteo se fue extendiendo hasta hacerse lluvia en toda la ciudad. Los vecinos que se encontraron en la calle el 19, se llamaron por teléfono: “¿qué hacemos?”, “vamos otra vez”. Al principio fueron menos que el 19. La gente los aplaudía en la calle, pero no se sumaba. Para muchos, el esfuerzo de voltear el gobierno anterior había dado paso a la resignación frente a las viejas y repudiadas caras que aparecían en el elenco del nuevo gabinete. Pero otros no: “desde la semana pasada duermo con la cacerola bajo la almohada”, decía una vecina de San Cristóbal, como si se tratara de una 45 en época de dictadura. Más tarde, muchos de los renuentes empezaron a sumarse.
La Plaza de Mayo tardó más en llenarse que el 19. Había mucha gente, pero menos que en el primer cacerolazo. Había muchachos que salieron vestidos para ir al baile y que en el camino cambiaron de programa y otros en uniforme de fajina: shorts, chancletas y remeras, muchas mujeres, más que hombres, y todo tipo de utensilios de cocina para aporrear y expresar su indignación. “Los peronistas van a decir que somos la clase media gorila –decía un hombre mayor que llevaba la mano sobre el hombro de su mujer–, yo lo voté a De la Rúa, pero por lo menos cuando traicionó el voto, lo echamos; los peronistas, en cambio, aguantaron diez años como ovejas a Menem que los traicionó, vendió al país y los trató como animales”.
A medianoche sólo se había llenado la calle Balcarce hasta el monumento a San Martín. Estaba la gente de los barrios más cercanos, clase media media y media baja, con pocas consignas y mucha bronca que les hacía golpear con fuerza sus latas y algunos basureros de plástico de la municipalidad arrancados de los pilares. Algunas caravanas de autos hacían sonar sus bocinas, al igual que los colectivos y un grupo numeroso de empleados de Manliba en la esquina de Diagonal y Bolívar miraba llegar con asombro y cierto festejo a los grupos de vecinos.
Como el 19, solamente había banderas argentinas y cartelitos hechos a mano o en la computadora con consignas como “¡Basta de corrupción!”, “¡Que se vaya la Corte Suprema!” o “Nadie votó a Menem, Grosso, Manzano, Daer y Moyano” con muchas banderas argentinas o manifestantes con la camiseta de la selección. Un muchacho, casi sobre la vereda de la Casa Rosada llevaba un cartelito casero que decía “No violencia”. Los cartelitos no miraban hacia la Casa de Gobierno, sino hacia los mismos manifestantes, como mensajes que trataban de homogeneizar las razones que parecían tantas como personas había. Algunos protestaban por el corralito en los bancos, otros por la corrupción, o la ley de lemas y la mayoría coincidía en los nombres más duros que habían visto desfilar por la Casa de Gobierno en la última semana y que fueron tomados como una provocación o una revancha del menemismo: Menem, Manzano, Grosso, Matilde Menéndez... “No se dieron cuenta de lo que pasó acá, pensaron que se trataba de echar a De la Rúa y nada más, estamos podridos de los chorros, sean peronistas o radicales, no queremos más ladrones” explicaba un señor canoso, de anteojos, que además aseguraba que no tenía un peso en el banco, que no protestaba por el corralito, sino por la corrupción.
Alrededor de la una comenzó a llegar más gente. Se produjo una discusión fuerte en la entrada de la Plaza. Un grupo llegó con la bandera de un partido de izquierda y los demás manifestantes le pidieron a gritos que la guardaran. Estuvieron a punto de irse a las manos, pero se apaciguaron. “Si somos todos lo mismo” protestaba uno de los muchachos militantes, pero finalmente guardaron la bandera. Entró otro grupo con una pancarta que decía: “Asamblea permanente de vecinos”, pero no fueron molestados, al igual que otro que llevaba una que los identificaba como “Asamblea popular de almaceneros”.
Para ese entonces, la Avenida de Mayo era un río de gente que llegaba sin cesar. Otro grupo, de la Universidad de las Madres, entró con banderitas de plástico azules con la insignia del pañuelo. Dio la vuelta a la pirámide, entre la muchedumbre, encabezado por Hebe de Bonafini, quien durante la semana se había entrevistado con el presidente Adolfo Rodríguez Saá. El grupo llegó hasta la puerta de la Casa Rosada pero, en vez de quedarse allí con los demás manifestantes, dio la vuelta por Rivadavia y regresó hasta Avenida de Mayo para protestar frente al edificio de la jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La gente que llegaba por la avenida pasaba junto a ellos y trataba de llegar a la Plaza.
Frente a la Casa Rosada no había un gran dispositivo de seguridad, se produjeron diálogos entre los manifestantes y algunos oficiales en tono apaciguador y hasta respetuoso. Las alternativas de la manifestación eran seguidas desde lo alto. Parecía que las nuevas autoridades no estaban dispuestas a desatar la represión como el 19. Hasta ese momento, la gente se mantenía detrás de las vallas que estaban sobre la calle y no arrojaban proyectiles contra la casa de Gobierno. Cerca de las 2 de la madrugada, un grupo de muchachos ya había pasado del otro lado para treparse a las ventanas de la planta baja. En ese momento se hizo evidente que la situación podía desbandarse. Era un acto espontáneo, sin convocatoria ni oradores, y que por lo tanto no tenía desenlace, pero la gente no quería irse sin dejar en claro su reclamo. Podía convertirse en una especie de permanencia por tiempo indefinido o explotar, nadie sabía cómo completar la protesta.
La violencia se desencadenó cuando desde los grupos que estaban más adelante comenzaron a tirar petardos y bengalas hacia el interior de la Casa Rosada, luego algunos pasaron el vallado hasta la entrada de la Casa de Gobierno y se volvían hacia la gente con los brazos en alto en señal de victoria. Los policías se mostraban indiferentes, pero el grupo que comenzó quemando cartones, saltó las vallas y copó todo el área de entrada y trepó a las ventanas. Los policías decidieron entonces dejar la zona para replegarse a la esquina de Balcarce e Yrigoyen, allí comenzó una discusión con los manifestantes:
–Nosotros somos el pueblo igual que ustedes, ¿por qué el otro día nos mataron como a perros?
–Señor discúlpeme, pero yo no reprimí a nadie– retrucó el agente.
–¿Ah... no?, cómo puede ser que ahora ningún policía reprimió a nadie,
los que están en la otra esquina dicen lo mismo, si nosotros peleamos por ustedes también, no entiendo por qué no se nos unen en vez de reprimirnos?
–Nosotros estamos trabajando señor, cumplimos órdenes, nos limitamos a eso, entiendo perfectamente lo que me dice y le puedo asegurar que también estamos cansados de los corruptos, pero usted ve lo que están
haciendo ahora los chicos, quemando cosas y subidos a las ventanas y nosotros estamos acá sin hacer nada, o cree nos gusta pegarle a la gente? Poco minutos después los policías se llevaron a su compañero, que quería seguir hablando con la gente. Otros manifestantes, más exaltados intentaron derribar la puerta de la Rosada con una valla y allí comenzaron los gases. El mismo grupo se cruzó con dos policías en distintos puntos de la plaza, los derribaron y patearon duramente y a uno de ellos le robaron la pistola. Pero otros manifestantes acudieron en ayuda de los agentes, pudieron separar a trompadas a los exaltados y entregaron los policías a sus compañeros.
En general, la policía parecía menos dispuesta a reprimir en forma indiscriminada. Cerca de 20 muchachos se sentaron sobre Balcarce, justo frente a la entrada de la Casa de Gobierno, haciendo una protesta pacífica y, aunque estaban en medio de la revuelta, no eran agredidos. En las esquinas de Hipólito Irigoyen y Rivadavia, en cambio, había un nutrido intercambio de piedras y gases. Se vio de todo. Algunos decían que un policía se había negado a reprimir y que cuando lo interpeló el oficial, el agente arrojó su gorra. Sobre Avenida de Mayo se habían producido incidentes, algunos manifestantes rompieron los vidrios de un Mc Donald’s y del Banco de Galicia, mientras otros se dirigían hacia el Congreso, (ver aparte).
Los vecinos ya se habían marchado, pero las corridas entre la policía y grupos de jóvenes continuaron hasta el amanecer. Carlos Grosso presentó la renuncia en medio del cacerolazo y se aclaró que Matilde Menéndez no sería funcionaria del gobierno. La lectura de la protesta había sido rápida, pero el gobierno de Adolfo Rodríguez Saá había quedado herido en un ala.

Informe: Miguel Alvarez

 

Heridos y detenidos

Como resultado de los incidentes que se produjeron entre manifestantes y policías, 12 policías fueron heridos, y 33 personas fueron detenidas. Los 12 efectivos policiales heridos fueron internados en el hospital Churruca, la mayoría de ellos con politraumatismos por pedradas, aunque los dos agentes que fueron golpeados por un grupo de exaltados tienen heridas de más consideración.
Los 33 detenidos permanecían alojados en las comisarías cuarta, tercera, sexta y segunda. De ellas, 21 fueron arrestadas en las inmediaciones del Congreso. Sólo seis de los 33 detenidos están a disposición del juzgado federal de María Servini de Cubría, imputados por los destrozos que tuvieron lugar sobre todo en la sede del Parlamento Nacional. Según la policía, el resto está siendo investigado por las roturas de distintos negocios y por “atentado y resistencia a la autoridad”. La jueza ordenó secuestrar los videos de los canales que estaban registrando los incidentes, como parte de la investigación.