FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 6 de enero, El fin de la Convertibilidad  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

DIARIO LA NACIÓN, 7 DE ENERO DE 2002

El fin de la convertibilidad: el Senado aprobó la ley de emergencia económica
El dólar oficial costará $ 1,40 desde hoy; ampliarán el retiro de efectivo

La devaluación del peso ronda el 30 %; coexistirán un dólar para el comercio exterior y otro libre; se podrá retirar hasta 1500 pesos de las cuentas salariales; no habrá control de precios; se pesifican deudas de hasta US$ 100.000 y tarifas

  • Esperan que en tres meses el dólar pueda fluctuar de acuerdo con la oferta y la demanda
  • Durante 90 días no podrá haber despidos sin causas justificadas

El Gobierno arrancó ayer, a través de una fuerte devaluación del peso, una maratón de medidas que en dos meses debería incluir un cambio en la política monetaria, un presupuesto con cuentas equilibradas, una nueva renegociación del pago de la deuda externa, un programa de emergencia social y alimentaria y otra ley de coparticipación federal.

El ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov, enumeró con gran calma todos estos desafíos que tiene por delante el Gobierno luego de "la muerte oficial de la convertibilidad". En una conferencia de prensa desarrollada en el Salón Norte, el titular del Palacio de Hacienda ratificó que habrá un dólar oficial a $ 1,40 para la mayoría de las operaciones de comercio exterior y otro flotante para el resto de la economía. Con la misma tranquilidad con la que describió las medidas, Remes Lenicov consideró que este dólar paralelo no debería alejarse demasiado del oficial porque "hay pocos dólares en circulación, los depósitos están en el corralito y se retiraron muchos dólares el último año" por la brusca caída en las importaciones.

En voz baja, la conducción del Palacio de Hacienda admite que la brecha entre ambos dólares podría ser del 10%, una diferencia bastante conservadora de acuerdo a los cálculos del mercado.

El funcionario, vestido de sport y con saco color crema, no quiso pronosticar por cuánto tiempo habrá dos tipos de cambio, pero admitió que deberán convivir por un buen tiempo, a pesar de la opinión crítica del Fondo Monetario Internacional (FMI), que preferiría una moneda flotante de inmediato.

"Si bancaron 11 años de convertibilidad, pueden admitir que durante cinco o seis meses haya dos tipos de cambio", disparó Remes Lenicov ante una pregunta de LA NACION.

El ministro recordó que hace tres días tuvo una teleconferencia con la directora ejecutiva del Fondo, Anne Krueger, que le expresó sus cuestionamientos al plan oficial. Lo que no admitió fue que ayer habría llegado a Buenos Aires el auditor de las cuentas argentinas del organismo, Tomás Reichmann, para reunirse con él en el Palacio de Hacienda. El equipo económico además viajará a Washington en febrero para negociar con el FMI la reprogramación de la deuda externa.

Remes Lenicov -acompañado por el viceministro Jorge Todesca y el secretario de Finanzas, Lisandro Barry- afirmó al periodismo que "lo que se venía haciendo no daba para más". Por esta razón, reiteró, "estamos devaluando nuestra moneda", el peso. De acuerdo con la metodología de cálculo internacional, la depreciación del peso a partir de hoy, cuando quede promulgada la ley de emergencia económica, sería del 29 por ciento.

Ante esta devaluación, que supondrá una pérdida en los ingresos de la gente, se plantearán medidas de "ayuda para los sectores más vulnerables". Entre ellas, habrá un plan alimentario para atender a los sectores más pobres de la sociedad.

Frente a la "depresión creciente" y a un déficit de 11 mil millones en el 2001, Remes Lenicov dijo que "desgraciadamente" deberán continuar en pie las restricciones financieras por un buen tiempo. "No podemos tomar decisiones apresuradas", indicó. Por ahora sólo se flexibilizarán las condiciones para las cuentas salariales hasta $ 1500, de acuerdo con un cronograma que se conocería entre hoy y mañana.

Salida ordenada

Con el "corralito" y el control de cambios, afirmó Remes Lenicov, sería posible hacer una salida ordenada de la convertibilidad sin caer en el temido proceso hiperinflacionario. El ministro admitió que habrá una suba en el precio de los bienes importados (de eso se trata una devaluación) pero aclaró que confía en que no se desate una estampida. "No debería haber un gran aumento de precios porque ésta es una economía bastante cerrada", dijo el ministro.

Más aún, dijo que no habrá control de precios, aunque el gabinete presidencial había determinado lo contrario hace 72 horas y aunque la ley sancionada ayer por el Congreso faculta al Ejecutivo para desarrollar estas regulaciones.

En el capítulo más dulce para la población, el ministro ratificó que se pesificarán las tarifas de los servicios públicos y las deudas bancarias menores a $ 100.000 en créditos hipotecarios, prendarios y personales. Además, indicó que se garantizará el capital de los ahorristas del sistema financiero. Para las empresas, también hubo noticias agridulces: por un lado, ratificó la creación de un fideicomiso con fondos de las petroleras que ayudará a compensar al sistema financiero por la pesificación de las deudas, pero por el otro dijo que se ayudará a las empresas con deudas en dólares. No tendrán seguros de cambio, sino que participarán de la reprogramación de la deuda.

Por Martín Kanenguiser
De la Redacción de LA NACION

Fuerte custodia en Gobierno

Mientras el ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov, anunciaba el fin de la convertibilidad y una devaluación "con un efecto reactivante", una fuerte guardia policial estaba apostada frente a la Casa de Gobierno. Decenas de efectivos de la Policía Federal se ubicaron con armas largas detrás del vallado que protege su puerta principal. Algunos policías recorrieron desde la tarde la Plaza de Mayo y colocaron vallas alrededor de la Pirámide. Otros se ubicaron en las cercanías del Ministerio de Economía y montaron una guardia policial en la calle Balcarce, entre Hipólito Yrigoyen y Alsina. Grupos de policías también se apostaron en las cercanías de la Catedral y unos pocos efectivos ingresaron en el templo mientras el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, encabezaba una misa, en la que se rezó la Oración por la Patria. Sobre Balcarce estaban estacionados algunos carros de asalto y otros vehículos de la Policía Federal.

http://www.lanacion.com.ar/02/01/07/dp_364828.asp

LA NACION | 07/01/2002 | Página 0 | Política