FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Veteranos de EU piden a soldados cuestionar la guerra contra Irak  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

VETERANOS DE ESTADOS UNIDOS PIDEN A SOLDADOS CUESTIONAR LA GUERRA CONTRA IRAK

 

Somos veteranos de las fuerzas armadas de Estados Unidos. Estamos con la mayoría de la humanidad - incluidos millones en nuestro propio país - en oposición a que Estados Unidos desate una guerra implacable en Irak. Hemos visto muchas guerras, tenemos muchas visiones políticas y todos estamos de acuerdo en que esta guerra está mal.

Muchos de nosotros creímos que servir en el ejército era nuestro deber, y que era nuestro trabajo defender este país. Nuestras experiencias en el ejército provocaron que cuestionáramos mucho de lo que se nos enseñó. Ahora creemos que nuestro deber verdadero es alentarlos a ustedes, como miembros de las fuerzas armadas, para que averigüen por qué se les está enviando a luchar y a morir, y qué consecuencias tendrán sus acciones para la humanidad.

Los llamamos a ustedes, militares activos y reservistas, a hacer caso a su conciencia y hacer lo correcto.

Durante la pasada Guerra del Golfo a las tropas se nos ordenó asesinar desde una distancia segura. Destruimos mucho de Irak desde el aire, matando a miles; incluso civiles. Recordamos el camino hacia Basora -La Carretera de la Muerte- donde se nos ordenó matar a los iraquíes que huían. Aplastamos con bulldozers sus trincheras, enterrando a personas vivas.

El uso de uranio empobrecido dejó los campos de batalla radiactivos. El uso masivo de pesticidas, drogas experimentales, la quema de depósitos de armas químicas y los incendios en pozos petroleros se combinaron para crear un coctel tóxico que hoy afecta tanto al pueblo iraquí como a los veteranos de la Guerra del Golfo. Uno de cada cuatro veteranos está discapacitado.

Durante la guerra en Vietnam se nos ordenó destruir todo desde aire y tierra. En My Lai matamos a más de 500 mujeres, niños y ancianos. Usamos el Agente Naranja contra el enemigo y experimentamos sus efectos en carne propia. Sabemos cómo se ve, se siente y a qué sabe el síndrome de estrés postraumático porque los fantasmas de más de 2 millones de hombres, mujeres y niños aún nos persiguen en sueños.

Entre nosotros hay más que murieron por su propia mano tras volver a casa que los que murieron en batalla.

Si ustedes eligen participar en la invasión de Irak serán parte de un ejército de ocupación. ¿Saben lo que es ver a los ojos a un pueblo que los detesta hasta la médula? Deben pensar en cuál es verdaderamente su "misión". Se les está enviando a invadir y a ocupar un pueblo que, como tú y como yo, sólo está tratando de vivir su vida y criar a sus hijos.

Esta gente no es una amenaza para Estados Unidos aunque tengan a un brutal dictador como líder. ¿Quién es Estados Unidos para decirle al pueblo iraquí cómo debe regirse su país, cuando muchos en Estados Unidos ni siquiera creen que su propio presidente fue electo legalmente?

Saddam es vilipendiado por emplear gases venenosos contra su propio pueblo y tratar de desarrollar armas de destrucción masiva. Sin embargo, cuando Saddam cometió sus peores crímenes tenía el respaldo de Estados Unidos, incluso le otorgó los medios para producir armas químicas y biológicas.

Comparen esto con los horrendos resultados de las sanciones económicas promovidas por Estados Unidos. Más de un millón de iraquíes, principalmente niños y bebés, han muerto debido a estas sanciones. Después de haber destruido en su totalidad la infraestructura del país, incluidos hospitales, generadores de electricidad, plantas de tratamiento de aguas, Estados Unidos -con las sanciones-, imposibilitó la importación de bienes, medicinas, refacciones y sustancias químicas que eran necesarias para la reconstrucción.

No existe honor en el asesinato y esta guerra es asesinato con otro nombre.

Cuando en una guerra injusta una bomba errante mata a una madre con su hijo, esto no es "daño colateral": es asesinato.

Cuando en una guerra injusta un niño muere de disentería porque una bomba dañó la planta de tratamiento de aguas negras, no se está "destruyendo la infraestructura enemiga": es asesinato.

Cuando en una guerra injusta un padre de familia muere de un ataque cardiaco porque una bomba destruyó las líneas telefónicas y no pudo llamar a una ambulancia, esto no es "neutralizar las instalaciones de comando y de control": es asesinato.

Cuando en una guerra injusta mueren en una trinchera mil granjeros pobres que servían como conscriptos para defender el poblado en el que pasaron toda su vida, no es una victoria: es asesinato.

Habrá veteranos encabezando protestas contra esta guerra en Irak y contra la participación de ustedes en ella. Durante la Guerra de Vietnam miles, tanto en Vietnam como en Estados Unidos, se negaron a obedecer órdenes. Muchos se convirtieron en objetores de consciencia y otros prefirieron ir a prisión antes que tomar las armas contra el supuesto enemigo.

Durante la pasada Guerra del Golfo muchos soldados resistieron de varias formas y por muchas razones diferentes. Muchos de nosotros regresamos de esas guerras y nos unimos al movimiento antibélico.

Si alguna vez ha de ser libre la población de la tierra, debe llegar el momento en que el ser ciudadano del mundo tenga precedencia a ser soldado de una nación. Ahora es ese momento. Cuando llegue la orden de traslado, la respuesta de ustedes tendrá un profundo impacto en las vidas de millones de personas en Medio Oriente y aquí en nuestro hogar. La respuesta de ustedes definirá el curso que tomará nuestro futuro.

Ustedes tendrán opciones a lo largo del camino. Sus comandantes quieren que obedezcan. Nosotros los urgimos a pensar, a tomar decisiones con base en su conciencia. Si eligen resistir, los apoyaremos y nos mantendremos a su lado, porque hemos logrado entender que nuestro deber verdadero es para con la gente del mundo y hacia nuestro futuro en común.


Traducción: Gabriela Fonseca