FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Los Movimientos Islámicos, EE.UU. y las "democracias a medias", de Juan González  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

LOS MOVIMIENTOS ISLÁMICOS, ESTADOS UNIDOS Y LAS "DEMOCRACIAS A MEDIAS"

Trabajo presentado en las Jornadas de Oriente,
2000, Universidad de La Plata 

Autor: Prof. Juan Anibal Edgardo González

 

Introducción

Los EE.UU. después de la caída de los socialismos reales, se convierten en el Gendarme del Mundo, y uno de sus principales argumentos políticos es la defensa de la Democracia en el Mundo. En este contexto en Medio Oriente su principal enemigo son los Movimientos Islámicos, pero, al mismo tiempo es aliado de Estados Árabes seudo democrático o con “Democracia a Medida”, caso Arabia Saudita.

Planteada esta aparente paradoja, en este trabajo me propongo buscar las razones que tiene Estados Unidos por las cuales acepta Estados musulmanes donde el Corán es su ley fundamental y al mismo tiempo transforma a los Movimientos Islámicos en su gran enemigo. A cuyo efecto propongo las siguientes proposiciones:

Mostrar como en todos aquellos Estados donde no existen gobiernos elegidos por el pueblo se incentivo “Democracias” cargadas de valores occidentales, pues lo que se busca es una aculturación y el mantenimiento del Estado–Nación, concepción de Estado no existente en el Mundo Árabe–Islámico.

Explicar como el Islam busca un lugar en este NOI (Nuevo Orden Internacional), generando políticas acordes con la coyuntura internacional que vive, un ejemplo es el caso de Argelia, donde el FIS (Frente Islámico de Salvación) el 12 de junio de 1.990, obtuvo la mayoría en las elecciones. Los acontecimientos generaron miedos e intolerancias y todo se transforma en terrorismo y fundamentalismo.

Demostrar como el fin justifica los medios (para los EE.UU.), medios que solo tienen una razón, destruir o tener a un enemigo para demostrar al mundo lo poderoso que son y de este modo transformarse en los Gendarmes del Mundo. Esto es sólo una máscara, la verdadera razón es “el petróleo”, principal recurso natural que tiene Medio Oriente. Razón que siempre sostuve[1], porque a ellos (Occidente) no les importa sí una generación de iraquíes son analfabetos a causa de haberles destruidos sus escuelas en los bombardeos tácticos, durante la Guerra del Golfo, sólo quieren “Petróleo”.

Manifestar que el nuevo enemigo es el Islam, que en pocos años su poder de convocatoria desde lo religioso se duplico y si hacemos futurología, esto no le convendría para nada a Occidente. Y por último con el pretexto de que el Islam no es democrático Occidente hace uso y abuso de su poder en países que son dominados y empobrecidos desde todo punto de vista.     

 

Desarrollo:

Con la caída de los socialismos reales reforzó la imagen de los Estados Unidos de Norteamérica como una Potencia hegemónica, avasallante y contradictoria. En lo que respecta a su política exterior y en especial a las relaciones con Medio Oriente, se notó, por otra parte, a un EE.UU. contemplativo con algunos Estados musulmanes donde el Corán es su Ley Fundamental y se gobierna a través de la Sharia. Al mismo tiempo combatió y transformó a los Movimientos Islámicos en su enemigo principal en todo el mundo.

Es sumamente difícil buscar las razones a la situación planteada, pero, hipotéticamente se podría decir: que “Estados Unidos de Norteamérica defendiendo sus intereses culturales – políticos – económicos en Medio Oriente, desvaloriza al Islam en la figura de los Movimientos Islámicos”.

Ahora bien antes de avanzar en esta línea de trabajo debemos hacer algunas aclaraciones conceptuales con respecto al término “Democracia”, (del griego, demos, pueblo y kratein, gobierno) que en Occidente se lo considera como un “sistema político por el que el pueblo de un Estado ejerce su soberanía”. El poder soberano residió y reside en el pueblo, no en un hombre, como sucede en la aristocracia o las monarquías. Las principales características de las democracias modernas, son las libertades individuales, que dan al ciudadano el derecho de decidir y la responsabilidad de buscar su propios destinos. Derechos y libertades que son respaldadas por la Declaración Universal de Derechos Humanos, aprobados por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas. Algunos de los derechos fundamentales que atañen a los hombres y al mundo son; la vida, la libertad, las garantías procesales y la prohibición de torturas, de la esclavitud y los derechos de reunión, derecho y libertad de culto, de asociación, huelga y la de autodeterminación entre otros.

En el marco del Materialismo Histórico definir “Democracia” sería un atrevimiento, el Materialismo no tiene una teoría sobre el concepto “Democracia a cecas”, pero, la Democracia esta presente en la problemática social y de los intereses en conflicto. Lenin en su libro “La Revolución Proletaria y el renegado Kautsky”, establece el carácter de clase de la categoría “Democracia”, con esto nos encontramos ante la existencia de clase (clases) dominantes, relacionada con el Poder y de esta manera con las distintas formas con que se ejerce. Presentado a la “Democracia” como incapaz de resolver conflicto, de no hacer una justa distribución de los ingresos, etc., evidentemente el análisis ha caído en el error de obviar su carácter de clase o clases. Las democracias populares buscaban por todos los medios la generación de participación, pero, en la actualidad tienen una relación directa con el Poder, en una palabra con el o los Estados, que en un mundo globalizado necesitan “Democracia a Medida” a disposición de los grandes grupos transnacionales[2]

Qué es la “Democracia” para el Islam, según Sayyid Abul A’la Al-Maududi; “...Cada persona en una sociedad Islámica disfruta de los derechos y de los poderes del Califato de Dios, y a este respecto todos los individuos son iguales, ninguno tiene prioridad sobre otro, ni puede privar a ningún otro de sus derechos y poderes....” esto se apoya en el “...principio de Khilafat (Califato) popular. En la democracia Occidental la gente es soberana, en el Islam la soberanía se la confiere a Dios, las gentes son Sus califas y representante y deben obedecer las leyes (Sharia) dadas por Dios a través de Su Profeta...” [3], la democracia esta implícita en sus orígenes y prevalece en la Umma. 

Para Ghannouchi la “Democracia”  en el Islam puede ser posible, por lo cual tiene muy claro, que lo secularmente aceptado en Occidente como requisito esencial de la democracia, no es necesario en el Islam. En Occidente se llegó a la Democracia mediante un conflicto entre el poder político y el poder religioso; en el mundo Islámico, el pueblo se gobierna a si mismo y su guía es el Islam. Él cree que la democracia es la que garantiza la soberanía de las personas y pone una válvula de seguridad contra la corrupción y el monopolio hegemónico del poder, debido a su formación secular la democracia liberal no puede de ninguna manera satisfacer las sociedad musulmana, en Occidente se la utiliza como una herramienta para reemplazar gobiernos y defender los derechos elementales de los ciudadanos[4].

En resumen sin hacer un análisis muy profundo encontramos en estos pensamientos una gran diferencia, en Occidente, la Democracia tiene una relación directa con la secularización de las instituciones y el poder (Estado). En el Islam la relación esta dado en lo confesional o religioso. Occidente desde la Revolución Francesa defendió el Estado – Nación independiente de la Iglesia y al contrario el Islam restablece el Estado Teocrático. En realidad los dos utilizan esta conceptualización para legitimar una situación de poder, obviamente ejercido desde distintas ópticas, pero poder al fin. 

La caída del Muro de Berlín, marcó la destrucción del Mundo bipolar y permitió el surgimiento del fenómeno denominado Globalización, dejando a la vista un Mundo con una profunda crisis de paradigmas.  Los EE.UU., en la encrucijada tomó una postura incompatible desde un punto de vista lógico, pero, coherente a su política exterior; por un lado, buscando el predominio militar, generando la imagen del defensor de las Democracias del Mundo y los Derechos Humanos. Por otro; le resulta y le resultó difícil intervenir en conflictos como los de Somalia o encontrar una solución a las relaciones Palestina – Israelí. También mostró y muestra apatía, y desidia premeditada quizás, hacia Estados que ponen en juegos los Derechos Humanos.

La falta de un reto en su política exterior prevalece después de finalizada la Guerra Fría. Para solucionarlo se han ensayado una variedad bastante amplia de retos, como por ejemplo; el “...narcotráfico, el terrorismo y la subversión, la visión ambientalista de la seguridad, la migración, el fundamentalismo islámico y la democracia...”[5]. Según Steingerg, Director de Planificación, el secretario de Estado Christopher estableció “principios básicos” para la política exterior de los EE.UU., estos en general contienen estrategias de prevención de conflictos y solución de conflictos, que en su mayoría tienen que ver con alcanzar por distintas vía la “paz negativa” y por su intermedio llegar a la “paz positiva”[6]. Totalmente demostrado a través de las intervenciones que realizó durante los ’90 y en la actualidad lo sigue haciendo, evitando que sus intereses no sean perjudicados, principalmente los de tipo económicos. 

Con la Guerra del Golfo el guión imperialista mostró varios de sus “principios básicos”, justificando sin descanso la intervención militar, mencionado motivos como; hay un nuevo Hitler en el mundo, defendemos los ciudadanos norteamericanos en el extranjero, mantenemos la tranquilidad del Golfo, preservamos “democracia de Kuwait”, resguardamos el abastecimiento de “petróleo”, “la paz”, un nuevo orden mundial, etc.. En su mayoría motivos conocidos. Pero, algunos fueron incoherentes, con argumentos muy débiles y de fácil destrucción. Como por ejemplo; el más elocuente es “la defensa de la democracia de Kuwait”, gran absurdo. ¿Por qué? En realidad  la pregunta es ¿qué democracia?. El gobierno de Kuwait es una monarquía y nunca existieron partidos políticos en su territorio. Por lo tanto, de que democracia hablamos. Realmente lo que se defendió y se defiende, es un gobierno con características feudales o una “Democracia a Medida” de los intereses de las Potencias Occidentales. La otra cuestión es  “la defensa de la Paz”, que se defendió con la guerra y el bloqueo, generando hambre y miseria en la población iraquí. Lo más notorio de este planteo lleno de absurdo, es haber dicho que se luchaba en “la defensa de la seguridad del Golfo”, quizás lo que se debió leer entre líneas, “la defensa del abastecimiento de petróleo y el control de su precio”. Lo último es obvió, en  Medio Oriente se produce el 70% de la producción mundial de petróleo.

 Otras contradicciones quedaron a la vista después de la guerra del ’91 en esta estrategia de prevenciones, para el secretario de Estado Christopher “la mejor estrategia para prevenir el conflicto es promover la Democracia”, ahora bien ¿ser aliado de Arabia Saudita es promover la Democracia y los Derechos Humanos?  o mejor preguntemos ¿qué tipo de gobierno tiene Arabia Saudita? Arabia Saudita es una monarquía, su gobierno esta basado en la ley Islámica, la Sharia y a partir de 1.992 por medio de una serie de decretos reales, se establecieron derechos y se doto a esta monarquía de un consejo consultivo integrado por noventa miembros nombrados por el Monarca. Existe una larga la lista de violaciones a los Derechos Humanos en Arabia Saudita, desde arrestos arbitrarios y encarcelamiento sin motivo, hasta persecución política y religiosa. A los detenidos no se les permite llamar por teléfono y la situación se agrava cuando se es extranjero y se desconoce el idioma. La tortura es el medio utilizado para lograr la confección de los detenidos y si es inocente el único camino que le queda, es, el de reconocer su delito. El reo es llevado a juicio sumario, donde se lo declara culpable, basándose en su confesión.

Las personas más perseguidas o más vulnerables a los abusos son:

  • “... Los disidentes políticos.
  • Los activistas que promueven los derechos de la minoría chií del país;
  • Los musulmanes chiíes, los cristianos y los miembros de otras comunidades religiosas minoritarias que intentan practicar su fe;
  • Los inmigrantes, especialmente los que proceden de los países más pobres;
  • Las personas que infringen los estrictos códigos morales del país..."[7].    

 

EE.UU. y sus aliados necesitan, este tipo de gobiernos “Democráticos” y que de ningún punto de vista ejercen la “Democracia”, pero, sí podemos llamar a este ejercicio “Democracia  a Medida”, porque es adaptable a los intereses y lineamientos de los grandes grupos transnacionales.

La crisis de valores y necesidades sociales dieron lugar al Resurgimiento del Islam y los movimientos islámicos se convirtieron en la imagen de ese resurgir, y para los EE.UU., en sospechosos y culpables de todo aquello que interrumpa la pax americana. La intolerancia no permitió pensar al “otro” y los convirtieron en “los fundamentalistas barbudos que rezan cinco veces al día”

Muchas son las razones que tuvo Occidente para hacer del Islam un fantasma. En primer lugar; en el Islam el clero y Estado son una sola unidad, Irán después de su revolución se convirtió en un Estado Teocrático. El Islam rompió los objetivos e intereses por los cuales luchó siempre EE.UU. y sus socios. En segundo lugar; el pensamiento islámico fue y es abarcativo y pretendió llegar a la humanidad, buscando la unificación no-solo del mundo árabe como pretendieron los nacionalistas, sino la del Mundo Árabe – Islámico. En tercer lugar; contradijo todo lo que plantearon las Grandes Potencia en cuestiones de limites, las que estaban relacionadas con los países árabes en especial. Y la última gran razón, fue y es, que en el subsuelo de la mayoría de los territorios del Mundo Árabe – Islámico, encontramos las principales reservas de petróleo del mundo.

El “fundamentalismo” y el “terrorismo”, son dos temas que afectan muy profundamente los intereses islámicos. Utilizados habitualmente en Occidente para identificar situación es que no encajan dentro de sus parámetros culturales judeocristiano. Ahora bien la pregunta es, ¿qué es fundamentalismo? o ¿qué es terrorismo? El primero, sabemos que es de origen occidental y con más precisión se uso por primera vez en los EE.UU. y con respecto a al segundo habría que hacer varias aclaraciones. Realmente todos los estudiosos, en líneas generales, están de acuerdo en la definición del término terrorista, este se refiere “a la amenaza y el uso de la violencia en forma indiscriminada en la población en general”. Para Noam Chomsky categorizar una situación como terrorista no es tan sencillo, se debe en primer lugar identificar el problema con claridad. El mundo en general estuvo y esta lleno de actos terroristas, pero es muy diferente luchar por los derechos humanos, a regentear ejércitos mercenarios para destruir gobiernos constituidos por votos populares (caso Nicaragua). Con esta conceptualización se puede llamar al grupo Hamas o Hezbolá barbudos terroristas, cuando usaron las mismas armas de la primera gran democracia del Mundo. No se justifica la acción por la acción misma, pero tampoco es un argumento valido para desvalorizar un pensamiento de un pueblo o grupo. No podemos negar los fanatismos ni de un lado, ni del otro, son actitudes humanas, que son condenadas por ambas culturas. El supuesto fundamentalismo y terrorismo del Islam no se lo puede reconocer como es mostrado por Occidente. La Santa Inquisición, ¿no fue un acto de fundamentalistas o integristas en la Europa Medieval y cristiana? ¿Por qué se debió pensar que el Islam es retrogrado y autoritario? Si cuando la Inquisición en el siglo XII estaba en su apogeo, el Mundo Islam pasaba por su etapa de esplendor. 

Ahora bien, por qué han sido tan cambiantes las relaciones con el Islam desde Occidente. En un breve panorama histórico veremos como en 1.953 se lo uso al Islam para combatir el nacionalismo árabe, en su enfrentamiento con el Rey Faisal, hecho que nunca fue objetado por ningún país de Occidente, porque Arabia Saudita abastecía de petróleo a los Estados Unidos de Norteamérica. En la década del ’70 y el ’80, cuando la OLP se estaba haciendo fuerte, el gobierno israelita permitió la islamización de su territorio. Y el caso más destacado fue el apoyo que tuvieron los movimientos islámicos en Afganistán, en su lucha contra la URSS[8].

Lo contradictorio de esto es que en su momento y de acuerdo con las necesidades estratégicas, los movimientos islámicos fueron aliados de Occidente y hoy en un mundo sin reto se convierten en sus principales enemigos. Ante la intolerancia de un Estado como Israel los movimientos han reaccionado en forma contundente. Para los EE.UU. y sus aliados los Movimientos Islámicos fueron y son desestabilizadores de un statu cuo, por lo tanto su política de desvalorización a través de los medios masivos de comunicación es constante.

El Resurgimiento del Islam en el Mundo Árabe – Islámico es un camino que se bifurca en dos vías, por un lado su revalorización como cultura frente Occidente y por el otro el reconocimiento de su propia Umma, como una guía cultural, religiosa y social, redefiniendo su democracia a través de los valores de la Sharia, el Mundo Árabe – Islámico puso en tela de juicio los valores de la Democracia en Occidente. 

Un ejemplo a estas cuestiones lo encontramos en Argelia, que desde el momento en que el FIS (Frente Islámico de Salvación) el 12 de Junio 1.990 gana las elecciones municipales. En diciembre se confirmaba las esperanzas de unos y los miedos de otros: el FIS obtiene la mayoría. El 12 de enero de 1.992, el presidente Chadli Benyedid anuncio su renuncia. Con la suspención de la consulta popular, el experimento democrático ha fracasado[9]. Los militares nacionalistas y una burocracia con miedo de perder los privilegios no le permiten tomar el poder, se vive un drama sin precedente, con 120.000 muertos aproximadamente, centenares de heridos y mutilados, 10.000 prisioneros políticos y también gran cantidad de exiliados políticos en el extranjero[10]. Con el golpe militar, demostraron su intolerancia hacia el “otro”, echando por tierra la experiencia democrática más importante del Mundo Árabe – Islámico. El golpe fue apoyado por todas las Potencias Occidentales, en especial Francia y por supuesto por los EE.UU., para que sucediera esto solo hizo falta decir que el Frente como Movimiento Islámico estaba en contra de la “Democracia”. Con un referéndum realizado el 28 de noviembre de 1.996, se aprobó la reforma constitucional y tampoco se acepto la participación del Frente. La marginación del Movimiento Islámico es cada vez mayor, las desavenencias de las fuerzas en pugna por el Poder y la lucha contra el régimen, permitió la legitimación de la lucha antiislamica. 

De allí que el tema de la “Democracia” para los Movimientos Islámicos y el Islam en general, fue y es, un gran signo de pregunta. Los modelos de gobierno implantados por Occidente, presentados como universales, únicos y los mejores, generaron una gran desconfianza en su universo. Sorman justifica la participación política de los Movimientos diciendo; “estos Movimiento Islámicos una vez que estén en el gobierno, van a tener que gobernar y van a tener que resolver los problemas políticos, económico y sociales y  no van a tener tiempo para sus peleas con Occidente”[11]. No debemos olvidar que hay lugares en el Mundo árabe – islámico donde hace tiempo los Movimientos Islámicos se presentan a elecciones democráticas y son gobierno, sin ningún problema. En realidad, lo que se pretendió y se pretende es mantener lo más separado del poder a estos movimientos, ya sea en países musulmanes o no musulmanes, donde el control de Occidente es muy fuerte, habida cuenta de sus intereses particulares en cada región.  

En la actualidad los Estados Unidos de Norteamérica, se ven en la necesidad de establecer “Democracias a Medidas”, para no perder el control militar y económico en regiones de las cuales depende su porvenir. El hecho de buscar por todos los medios llegar a conseguir la Paz entre Palestinos – Judíos, nos está mostrando como Occidente necesita ampliar sus mercados en esa zona. Israel sería y es, el gran puente comercial con los países Árabes – islámicos, concretado un Estado Palestino autónomo y llegando a este punto la pax americana se habría alcanzado. 

 

Conclusión:

En la búsqueda de respuesta a mi hipótesis necesariamente debí describir procesos históricos donde se entrecruzan el Islam en Resurgimiento y los intereses de Occidente, en especial los de Estados Unidos de Norteamérica. 

Utilizo el término “Democracia” como disparador, porque considero que su conceptualización desde Occidente, es totalmente opuesta a la del Mundo Árabe – Islámico. Su análisis muestra diferentes resultados, en un primer momento opuestos, pero, ambos son congruente en su objetivo final, alcanzar  el Poder.

Otro de los componentes de mi hipótesis de trabajo son los Movimientos Islámicos, por un lado el Islam en pleno proceso de Resurgimiento (Renacimiento) y otro su relación con el poder internacional. Desde las época del Nacionalismo Árabe, la comunidad árabe – musulmana en su conjunto se siente defraudada por sus dirigentes y lideres. Este pueblo siempre tuvo objetivos bien claros, como alcanzar la unión de todo el Mundo Árabe – Islámico y también, rechazar todo lo que tenga que ver con Occidente, que representa dominación y colonialismo.

Las Grandes Potencias defendiendo sus intereses coloniales en la región son en gran parte responsables de la actitud que toman Estados como Arabia Saudita y Egipto, dos aliados incondicionales de Occidente y en especial de los EE.UU.. , que forman una imagen totalmente distorsionada de los movimientos, encubriendo intereses donde predominan el poder económico, sobre los intereses de la Ummah. Dentro de este contexto en el Norte de África en los ’90, los Movimientos Islámicos tienen una participación muy activa en política, la que despierta recelos y temor en la diplomacia internacional de Occidente, tiene poca duración y fueron totalmente excluido del mapa político.

Los Estados Unidos de Norteamérica y sus aliados las Grandes Potencias, se contradicen en su política en Medio Oriente. En primer lugar; si, EE.UU. es el defensor de la Democracia, por qué su aliado más importante es Arabia Saudita, monarquía que en ningún momento respeta los Derechos Humanos, como se demuestra en el trabajo. En segundo lugar; si, realmente Occidente defiende la Democracia, por qué en Argelia apoya el golpe de Estado, que interrumpe un proceso eleccionario totalmente democrático, sin reconocer al ganador de las elecciones. En tercer lugar; si, desde Occidente se estimula la “Democracia” y los “Derechos Humanos”, por qué no se respeta al “otro”. Quizá el Resurgimiento del Islam se presenta como un obstáculo en este proceso histórico de revalorización de paradigmas y de un futuro donde las civilizaciones sean las que dominen el Mundo, como plantea Huntington.

El control de Medio Oriente para los EE.UU. y sus aliados es su objetivo fundamental, control que se debe conseguir, por las armas, a través de bloqueo respaldado por las Naciones Unidas o por medio de lo que denomino “Democracias a Medidas” o “Democracias estables y posibles”, definición dada por los asesores de Buch en Santa Fe (EE.UU) en 1.988. La clase dominante que utilizan este tipo de gobierno defienden la economía de mercado, sistema económico que sirve a los intereses de los EE.UU.[12]

Con la finalización del paradigma de la Guerra Fría, EE.UU. necesita un nuevo enemigo, desaparecida la Unión Soviética, el nuevo enemigo es el Islam y los Movimientos Islámicos. En mi opinión el Islam y los Movimientos Islámicos no son validos como enemigo, porque en realidad el Islam no lidera ninguna potencia, sería un peligro si el Nacionalismo de Nasser hubiera conseguido la formación de la gran nación Árabe – Islámica. En realidad el enemigo transitorio le da una hipótesis de conflicto e indirectamente cuida sus fuentes de abastecimiento de “Petróleo”. La situación cambiaría con el levantamiento del embargo a Cuba y la solución al problema Palestino – Israelí, ambas soluciones posibilitarían la finalización de los distintos bloqueos que tiene EE.UU.; Irán, Irak, etc., aumentando las posibilidades comerciales y garantizando el aprovisionamiento de “Petróleo”

 

Bibliografía:

Amnistía Internacional; “No más secretos, no más sufrimientos”; Extraído de Internet; Abril, Año 2.000.

Antognazzi, Irma; "Herramienta. Revista de debate y crítica marxista".

“De la democracia de la burguesía nacional a la  democracia de los grupos financieros  transnacionales.  Argentina a fin de siglo” Nº12. Otoño de 2000. Buenos Aires. Argentina.

Antognazzi, Irma; “Qué Democracia que Participación”; en el “El Huevo de la Serpiente” Cuaderno de debate y Estudio Nº3; Ed. 9 de Julio; Año 1.993.

A’la Al- Maududi, Sayyid Abul; “Islam un Modo de Vida”.

Brieger, Pedro; “Historia Contemporánea de Medio Oriente, hasta la Guerra del Golfo”; Clase Nº 7; “Los Movimientos Islámicos” Pág. 43.

Brieger, Pedro; “¿Guerra Santa o Lucha Política?”; Ed.: Biblos; Año 1996.

Brieger, Pedro; “Medio Oriente y la Guerra del Golfo”; Ed.: Ediciones Letra Buena; Año 1991.

Chomsky, Noam; En “E.U. y el terrorismo internacional”; “El Terrorismo Internacional: ¿Qué Remedio?” ; Pág. 43; Ed. Plaza Valdes. México 1.988.

Goytisolo, Juan; “Argelia en el Vendaval”; Madrid, El País – Aguilar, 1.994

Goytisolo, Juan; “El Islam, espejo y enemigo”; “Clarín”; Segunda Sección; Domingo  29/03/1.998

“Manifeste du Front Islamique du Salut pour la Justice et la Paix en Algérie”; Conseil de Coordination du FIS; 11 janvier 1.999.Estraido de internet.

Huntington, Samuel P.; “Choque de Civilizaciones”; Ed. Paisdós Estado y Sociedad; Año 1.997

Mosquera Muñoz, Andrés; “Fundamentos de la Política Exterior de los Estados Unidos”

Lewi, Bernard; “Próximo Oriente”; Ed. Critica. Edición 1996.

Sánchez Parodi, Horacio M.; ”El Fundamentalismo en la Política”; Ed. Depalma, Buenos Aires, 1998.


[1] González, Juan A.E.; “Israel en la Región de Palestina”; Ponencia presentada en las II Jornadas de Medio Oriente. U.N.L P. Año 1.998.

[2] Antognazzi, Irma; “Qué Democracia que Participación”; en el “El Huevo de la Serpiente” Cuaderno de debate y Estudio Nº3; Ed. 9 de Julio; Año 1.993.

[3] A’la Al- Maududi, Sayyid Abul; “Islam un Modo de Vida”; Pág. 17

[4] Entrevista Rashid Al Ghannouchi, en Brieger, Pedro; “¿Guerra Santa o Lucha Política?”; Ed. Biblos; Pág. 64.

[5] Mosquera Muñoz, Andrés; “Fundamentos de la Política Exterior de los Estados Unidos”; Pág. 27 y 28.

[6] Artículos publicados en “Agenda de la Política Exterior de los Estados Unidos de América”, Periódicos Electrónicos de USIS, diciembre de 1996.

[7] Amnistía Internacional; “No más secretos, no más sufrimientos”; Extraído de Internet; Abril, Año 2.000.

[8] Brieger, Pedro; “¿Guerra Santa o Lucha Política?”; Ed. Biblos; Pág. 26 – 27.

[9] Goytisolo, Juan; “Argelia en el Vendaval”; Madrid, El País – Aguilar, 1.994; Capitulo 3 “Las Razones del FIS”.

10“Manifeste du Front Islamique du Salut pour la Justice et la Paix en Algérie”; Conseil de Coordination du FIS; 11 janvier 1.999.

11 Citado por Brieger, Pedro; En “Curso de Historia Contemporánea de Medio Oriente, hasta la Guerra Del Golfo”; Clase Nº 7; Pág. 43.

12 Antognazzi, Irma;De la democracia de la burguesía nacional a la democracia de los grupos financieros transnacionales. Argentina a fin de siglo”; Pág. 2.