FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Esplendor y Ocaso de La Emilia Industrias Textiles S. A.  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

ESPLENDOR Y OCASO DE LA EMILIA INDUSTRIAS TEXTILES S. A.

Por el Prof. Ricardo Darío Primo

- 1999 -

        Trabajo presentado en el Cuarto Encuentro de Historia Regional del Sur Santafesino y Norte Bonaerense, el 9 de Octubre de 1999, en la localidad de Theonald.

       

INTRODUCCIÓN:

        Hacia fines del siglo pasado cuando el país se incorpora al mercado mundial, la división internacional del trabajo vigente, basado en principios del libre comercio, producen cambios de cierta importancia.

        Anteriormente a 1895, el desarrollo textil solamente consistía en establecimientos primarios de manufacturas de los cuales sólo existen informaciones fragmentarias[1].

        Prácticamente no existía una industria textil propiamente dicha y la primera fábrica de paños en la república data de 1867 y 1869 comenzando a producir en Buenos Aires en 1873.

        El tiempo de su organización y puesta en marcha transcurrió en reunir el capital necesario que solo parece haberse conseguido a raíz del auge del crédito antes de la crisis de 1873.

        En Noviembre de 1872, está fábrica consigue permiso para la instalación de máquinas de vapor e iniciada la producción al año siguiente, la insuficiencia del capital, la oposición del Banco de la Provincia de Buenos Aires a auxiliarla por medio del crédito y otros factores,  en parte vinculados a la depresión económica, constituyen obstáculos que la fábrica no puede superar de año en año, entre 1873 y 1876, la producción declina acentuadamente y el déficit apenas disminuye. La indiferencia del gobierno que no la auxiliaba y el predominio de las doctrinas liberales que ocasiona perjuicios sobre la industria nacional, hace que para 1882 se produzca la quiebra tras lo cual fue adquirida por Adrián Prat quién la pone en marcha y para 1888 era la única fábrica textil en Buenos Aires

        "A pesar de ello, en 1890 la zona que hoy comprende la localidad de La Emilia, es adquirida por Quintín Córdova, inmigrantes español proveniente de la ciudad de Arrecifes para utilizar las ruinas de un viejo molino harinero y de esa forma crear un establecimiento textil y comenzar a producir boinas, fajas, ponchos , mantas, artículos rudimentarios al principio pero que paulatinamente irían mejorando, conquistando mercados" [2]

        Con maquinarias e instalaciones sencillas, se lanzaron a la obra , un juego de cardas de 3 máquinas , 2 máquinas de hilar de 50 usos cada una, un batoir, cuatro telares y una rueda hidráulica para producir el movimiento.

        El establecimiento textil inicialmente llevaría el nombre de "La Emilia - Fábrica de Tejidos de Lana de Córdova Hnos. & Cía."

        En forma paralela al crecimiento de ésta empresa, se iría conformando un caserío o villa en el que habitarían numerosos inmigrantes que constituirían la mano de obra necesaria para el desarrollo de una industria y la transformación de ese inicial caserío en una próspera localidad.

 

DESARROLLO:

        Dentro de un enorme espacio económico internacional, con operaciones financieras y comerciales rápidas y transporte mucho más rápido, económico y seguro, las nuevas condiciones del Capitalismo internacional, adquieren un lenguaje especial.

        En cada país de América Latina se formará una clase social que comprenderá con entusiasmo y provecho este nuevo lenguaje - que identificará con el lenguaje del progreso en términos generales- y la vía de especialización productiva será recorrida en poco tiempo, la agricultura tropical en la zona de las Antillas y Brasil, minería en la zona del Pacífico, agricultura templada , ganadería vacuna y lanar en el Río de la Plata.

        Alrededor de 1900, el perfil global de la nueva producción continental ya estará trazada con los más firmes rasgos.

        Por su parte, la fundación del establecimiento textil, tiene lugar en 1892 cuando imperaba en la república el mentado modelo de país agroexportador de materias primas, que en las ideas económicas podría resumirse en. "la constatación de que el desarrollo económico argentino sólo podía basarse en la inserción del país en el mercado mundial especializándose en el tipo de actividades en la que se tenía ventajas comparativas y estas eran las que permitían utilizar el único recurso del que se disponía en abundancia y calidad, la tierra. La certidumbre de que para que dicha riqueza pudiera aprovecharse era menester suplir las dos carencias básicas que se tenían la de capital y la de mano de obra y finalmente la de que para hacer posible ambas cosas era imperioso expandir la frontera agropecuaria resolviendo el problema del indio y unificar el marcado interno" [3]

        Puede observarse entonces que a contrapelo de la política económica de entonces, se procede a crear una industria nacional con capitales privados sin ningún tipo de ayuda crediticia.

        Esta naciente industria, emplearía como mano de obra a los inmigrantes recién llegados que al observar la existencia de una fuente de trabajo, también en manos de extranjeros, sintiéndose familiarizados, acuden a estas instalaciones.

        Es de destacar también que por entonces "gran parte de los establecimientos en el país, pertenecían a extranjeros y la industria textil era casi inexistente, ya que la lana se exportaba a otros países industrializados comenzando a decaer recién para 1900" [4]

        La primera guerra mundial ocasionó que desaparecieran del marcado algunos países que eran nuestros proveedores de tejidos y se fomentara en cierta manera la creación de una industria textil nacional, pero en virtud de la tendencia librecambista prevaleciente en los medios oficiales, esto fue demorándose.

        A pesar de ello , la producción textil de La Emilia consiste para entonces en derivados de lana cardada , encarando de ésta forma una relativa competencia con los tejidos ingleses que irían disminuyendo su ingreso al país, como puede observarse en el siguiente cuadro demostrativo:

IMPORTACIONES PROVENIENTES DE GRAN BRETAÑA: [5]

1891..................................   42, 3 %

1895..................................   41, 6 %

1900..................................   34, 1 %

        Este incipiente desarrollo textil convierte a la localidad en una pequeña "colonia" de inmigrantes en su mayoría españoles e italianos, comenzándose a desarrollar favorecida por el esplendor económico proporcionado por las ventas producidas por el mencionado  establecimiento textil, ya que la escasez de los artículos textiles importados, fueron suplidos por ésta empresa, permitiéndose en consecuencia exportar a países vecinos y proveer a los ejércitos francés e inglés que estaban en guerra.

        Se incorporan nuevas máquinas construyéndose locales modernos y eficientes.

        La Industria Textil de La Emilia comienza a expandirse en lo que respecta a su línea de producción, ingresa la lana de fardos provenientes de barracas, su paso por cardas e hilanderías y posteriormente tejedurías.

        Se implementan tintorerías de artículos importados y comienzan en ésta localidad una política social para los obreros ( sala de primeros auxilios, bibliotecas, escuelas, etc.) siendo pionera en ésta materia y asegurándole una gran adhesión obrera a las medidas empresariales de una familia que se identificaba con sus gustos y modales.

        En forma paralela a este desarrollo textil nacional , van disminuyendo los productos que ingresaban del Reino Unido, como lo demuestra el siguiente gráfico: [6]

  1900 - 1914 mill. $ oro
Telas de Algodón 9,2       6,4
Telas de Lana 3,0       4,3

 

        Por su parte, los altos saldos inmigratorios en la década del 20' , más de 850.000 personas, también estimularon la producción fabril al dotar de mano de obra a la naciente industria como así también de algunos capitales para su inversión.

        El siguiente gráfico nos demuestra el aumento de establecimientos en el país, muchos de los cuales fueron fundados por inmigrantes: [7]

 

1935 - 1946

Nº de Establecimientos

17 %          220 %

1914                                                                                                     

        Cuando el establecimiento textil de La Emilia, cumple sus 50 primeros años de vida en 1942, se encuentra a pleno desarrollo su producción, con motores y turbinas de dos mil caballos de fuerza y empleando a más de mil obreros , los cuales ya percibían el mentado salario familiar.

        A mitad de siglo, el auge económico producto de sus exportaciones, aumenta grandemente su producción, generándose 2.486.580 Kw para uso industrial.

        El Gobierno Nacional había creado entonces el Banco Nacional de Desarrollo para promover a través de Créditos industriales, el desarrollo industrial.

        Con la finalidad de expandirse económicamente y reinvertir en el establecimiento textil, La Emilia, se vincula en 1949 con el BANADE.

        Más tarde el entonces Ministro de Economía de la Nación, Ing. Alvaro Alzogaray, procede a visitar la fábrica textil en una denominada visita de cortesía.

        Por su parte,  "la industria nacional de entonces, sufre otro fuerte impacto como consecuencia de la devaluación producida durante el fugaz ministerio de Pinedo, se elevan los precios de las materias primas, aumentaron los impuestos y la tasa de interés" [8]

        Para 1963 - 64 inundaciones diversas azotaron la localidad y el establecimiento textil, ocasionando millonarios daños por valor de 35 y 40 millones de pesos de entonces.

        Consecuente con ésta situación, en 1964 fallece Leodegario Córdova, hijo de los fundadores y quién había impulsado  enormemente al desarrollo de la empresa textil.

        La fábrica recibe promesas de ayuda por parte del Gobierno Nacional y por dicho motivo, a fines de 1964, el Presidente de la Nación Dr. Illía en compañía del Gobernador de la Pcía. de Buenos Aires, Dr. Marini, visitan el establecimiento.

        En 1965 y 1966 nuevas inundaciones ocasionadas por lluvias de hasta 450 mm ocasionan nuevas y graves pérdidas económicas.

        El balance realizado en esa oportunidad y transcripto a continuación, nos ilustra al respecto:

" ...la totalidad de las maquinaria fue afectada por la acción de las aguas que se desplazaron violentamente sobre el lugar dañando a la totalidad de las partes mecánicas e implemento. Gran daño experimentaron las instalaciones eléctricas, en general motores y generadores de la usina de propia generación quedaron inutilizados, aún hoy uno de los motores se encuentra paralizado. Los tanques de combustibles de gran capacidad fueron movidos de sus bases en el parque de combustible".

        La mentada ayuda financiera prometida por el Gobierno Radical no pudo llegar en virtud de que en 1966 se produce el golpe de estado de Onganía.

        El Dr. Salimei, su primer Ministro de Economía, pretendió ensayar algunas medidas económicas, pero las presiones le habrían hecho abandonar esa dirección asumiendo el Dr. Krieger Vasena quién procede a instrumentar medidas liberales.

        Como consecuencia de ésta grave situación económica por la que atravesaba la empresa textil, en 1968/1969 se procede a abrir un registro de retiros voluntarios del personal, así como también se realizan algunos despidos.

        En 1969, La Emilia Industrias Textiles, comienza a contraer préstamos importantes por parte del BANADE para paliar la crisis que venía sufriendo.

        En 1970, el Gobierno Nacional dicta la ley 17.507 conocida como Ley de Rehabilitación Industrial a la cual se acogen cerca de 300 empresas argentinas que venían soportando una profunda crisis económica.

        El BANADE ocupa entonces la Secretaría del organismo creado por ley.

        Así es que el establecimiento textil de La Emilia, recibe un préstamo que conjuntamente  con la consolidación de sus pasivos oficiales, significan la posibilidad de mantención de la fuente de trabajo .

        Este préstamo se lleva a cabo de tal forma, que por ese motivo, toman parte activa en la administración y fiscalización de la empresa funcionarios nombrados por el BANADE en calidad de directores y síndicos de la S.A. en virtud de las tendencias accionarias de ésta institución.

        En 1971 fallece el director general de La Emilia Industrias Textiles S.A en un accidente automovilístico, siendo el último de los descendientes de los fundadores que estaban al frente del establecimiento en la mencionada localidad.

        Luego, el directorio designado por los organismos oficiales tiene amplia mayoría tanto en su seno como en su comisión fiscalizadora.

        Mientras tanto, la producción fabril continuaba manteniendo la fuente de trabajo, según los siguientes datos:

Producción Textil 65.000 kg. de hilos peinados
  37.000 kg. de hilos cardados
  200.000 metros de tejidos
  1077 obreros

        Circunstancias fluctuantes del mercado internacional hace, que en 1973 y 1974 se exporten tejidos a Dinamarca, Japón y Estados Unidos, mientras que en 1974 a Estados Unidos, Japón y Libia.

        En Marzo de 1976 se  produce el golpe de estado del denominado Proceso de Reorganización Nacional. En Junio de ese año la tasa de inflación había alcanzado un índice inferior al 4 % mensual. Así y todo, los intereses crecen día a día y los costos industriales también. Se produce una retracción de la demanda como consecuencia de la caída del salario real "que hace sentir en una empresa estacional de productos perecederos, si coletazo mortífero" [9]

        Proceden a bajar las ventas, suben los costos financieros y las posibilidades de exportación se van esfumando como consecuencia de una paridad cambiaria irreal que también permite la entrada de productos importados acompañada de una rebaja arancelaria.

        En 1978 se produce otra inundación que penetra en el establecimiento textil ocasionando nuevamente numerosos daños.

        El Directorio, en su mayoría estatal, resuelve solicitar apoyo económico y financiero a la banca oficial, principalmente al BANADE.

        La empresa como consecuencia de la grave situación, procede a suspender al personal.

        El BANADE para paliar este inconveniente, sugiere solicitar en lugar de un crédito, un aval para crédito en moneda extranjera que es obtenido de un banco del exterior.

        Los altos intereses, alcanzan tasas impredecibles.

        Como consecuencia del atraso en el pago de las quincenas, el personal de la fábrica va a la huelga.

        Gracias a las influencias de amistades militares, el BANADE otorga un crédito a La Emilia Industrias Textiles S.A. por 50.000.000 de pesos nacionales a una tasa del 344 % anual efectivo para poder solucionar los problemas de la huelga.

        Además se le abona el sueldo al personal, pagándole con telas, frazadas y colchones producidos por el establecimiento o conseguidos de sus deudores.

        Cuando se terminaron éstos, se procedió a pagar con bonos canjeables por comestibles en comercios de la zona.

        Finalmente, frente al pedido de quiebra de varios financistas, la empresa textil debe solicitar su convocatoria a acreedores.

        El documento caratulado "Sentencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en autor , Recurso de hecho La Emilia Industrias Textiles S.A. S/Concurso Preventivo" luego de formular el análisis pertinente y del punto 5° de la disidencia de los Doctores Pedro J. Frías y Elías P. Guastavino:

"5° Que de los términos del convenio y demás circunstancias que lo determinaron, resulta que la política empresaria impuesta por el Estado atendió a posibilitar la continuación de la sociedad acordando prioridades necesarias sobre la base de los complejos intereses en juego, para lograr que la entidad considerada como una estructura económicamente sana, pudiera satisfacer los fines económicos y sociales que persiguen, en beneficio de la comunidad...

"6° Que a pesar de las "agudas dificultades financieras" por las que debió pasar la empresa y de que no pudo alcanzar la plenitud de los resultados perseguidos, parece claro que la preponderancia del Estado en el capital accionario y los fines perseguidos al hacerse cargo de la dirección de la sociedad, no ponía a la minoría en condiciones de objetar los procedimientos que, por virtud de la propia ley, atendían a facilitar su "capitalización y consolidación" a través de la labor conjunta y de la coordinación de diversos organismos del Estado...

"8° Que, empero devuelta la empresa a manos privadas,  el peso de las deudas previsionales y de otras obligaciones sociales determinaron su casi inmediata presentación en concurso preventivo, sin que la entidad haya podido cancelar aquellas deudas cuya cuantía excedía sus posibilidades financieras  al tiempo en que se pidió el concurso.

        El expediente de la quiebra fue imposible consultarlo en virtud de que quedarían aún hoy, responsabilidades judiciales por establecer.

        Sin embargo se puede apreciar en este documento, la interpretación de las autoridades de la Justicia Nacional , de que la intervención estatal en el Directorio de La Emilia ITSA por intermedio de acciones del BANADE atendió a posibilitar la continuación de la producción, como así también la adjudicación de la quiebra a las deudas previsionales y de otras obligaciones sociales que posibilitaron la convocatoria a acreedores.

        De la lectura sobre el surgimiento y desarrollo de la industria textil de La Emilia, se puede vislumbrar que su nacimiento se dio al margen de cualquier tipo de ayuda gubernamental y gracias al empuje de un grupo de visionarios inmigrantes españoles.

        Desde sus inicios debieron sufrir todo tipo de desajustes económicos, pero a los que al perecer les ocasionaron mayores deudas fueron los relacionados a las pérdidas sufridas por las inundaciones.

        Así parece indicarlo, los pocos balances que hoy existen y que fueron consultados en el presente trabajo. Las maquinarias también sufrieron averías cuya gravedad era notoria en virtud de que en el país no existían repuestos de las mismas, debiendo acudirse al exterior y por su costo prácticamente inalcanzable.

        Estos fenómenos meteorológicos se repitieron a lo largo de la historia de La Emilia ITSA afectándolo también cuando las circunstancias del mercado no le eran favorables ocasionando con ellos terribles perjuicios.

        La desaparición de las generaciones que fueron las fundadoras y principales interesadas en el engrandecimiento de la planta, fueron mermando el interés por ver desarrollarse una industria muy cara a sus sentimientos y los descendientes en su administración heredarán una empresa a la cual nunca habían pisado ni compartido los esfuerzos por mantenerla en pie. Estos simplemente agravaría un poco más la situación que iría empeorando con la puesta en marcha de las clásicas recetas liberales, obligando a La Emilia ITSA a contraer deudas para poder seguir en el negocio textil y afrontar la avanzada de los países del sudeste asiático.

        En oportunidades la crisis pareció atemperar y las exportaciones a otras naciones trajeron la esperanza de poder restablecer el poder económico del país y la agitación de los mercados con la escalada inflacionaria llevó a contraer nuevas deudas para afrontar las ya existentes.

        Nuevamente el azote de una inundación arruina las últimas producciones tendientes a garantizar divisas con las que se podrían haber enfrentado algunos compromisos financieros.

        Los intereses en querer cobrar cada uno su deuda con un pasivo social muy importante y prácticamente la escasa resistencia al cierre del establecimiento, favorecieron la intervención judicial y dictamen de convocatoria a acreedores por parte de La Emilia ITSA.

 

CONCLUSIÓN

Si bien es difícil poder determinar las causas o factores que determinaron la quiebra del establecimiento textil, la lectura e interpretación del mencionado trabajo, podría permitirnos aventurar algunas consideraciones que vislumbren algunos o algún motivo que haya producido tal desenlace.

La imposibilidad de poder consultar la marcha de una causa judicial al respecto, que aun hoy perdura haciendo sentir sus consecuencias en aquellas personas que no pueden escriturar sus viviendas compradas a una razón social ya no existente, quita algunos elementos que podrían históricamente ayudarnos a llegar a nuestro cometido.

Pero es indudable que LA EMILIA  I.T.S.A. al igual que gran parte de la industria textil argentina, tuvo que sobrellevar la carga de políticas económicas que atentaban contra su propia existencia.

Sin embargo, pudo seguir adelante enfrentando también a fenómenos meteorológicos que destruían los escasos logros y que ponían en vilo su existencia. A la larga las pérdidas que las mismas ocasionaban, comenzaron a sentirse, motivos por los cuales aparentemente llevaron a contraer deudas con altos intereses.

La contracción del mercado textil y la competencia cada vez mayor con la indumentaria textil asiática, minaron las defensas establecidas por el directorio que en forma paulatina fue pasando a control de los directivos del BANADE.

Interpretando este conjunto de factores, solamente nos queda arriesgarnos a interpretar a una multicausalidad, los motivos por los cuales LA EMILIA I.T.S.A. debió convocar a concurso de acreedores.

Independientemente, la Justicia determinará las responsabilidades, pero también podemos interpretar que con el tiempo ya transcurrido, el interés de ésta instancia estaría centrada en la regularización dominial de sus antiguas propiedades.

Por eso, puedo concluir el presente trabajo, interpretando al conjunto de factores enunciados en el presente trabajo, como los posibles responsables de ocasionar la quiebra.

Ellos aunados por condiciones propias de la marcha de un establecimiento textil y la problemática de una zona geográfica expuesta a inundaciones, fueron detonantes de un hecho que aún se trata de dilucidar.

Quizás el día de mañana pueda aportarnos nuevos elementos de prueba que nos permita llegar a otras conclusiones, por lo cual el presente trabajo se enriquecerá aún más.

 

RESUMEN

        La localidad de La Emilia, en el vértice de la Provincia de Buenos Aires, a orillas del Arroyo del Medio, fue creada a fines del siglo pasado cuándo una familia de inmigrantes españoles llegaron allí para establecer una pequeña fábrica textil.

        Paulatinamente fue creciendo y conformando una próspera localidad que llegó a gozar de instalaciones y privilegios muy escasos en nuestro país.

        La calidad de sus telas, la hicieron ocupar un rol importante en el mercado internacional.

        Sus productos llegaron a distintas partes del mundo. Inglaterra confeccionaba sus casimires con tela del mencionado establecimiento textil.

        Ejércitos europeos lucieron con ella, sus decorosos uniformes.

        Sufrió numerosas inundaciones y políticas económicas que la hicieron tambalear.

        Única fuente de ingreso en ese poblado, se convirtió en su corazón y pulmón.

        Fue visitada por numerosos presidentes de nuestro país. Sus instalaciones sociales recibieron a grandes artistas de apogeo nacional.

        Luego de 1955 comenzó a tener problemas que la acuciaron y la llevaron finalmente al ocaso.

        En la Argentina de Martínez de Hoz, se oficializó la quiebra.

        Cuatro años más tarde, en 1985, sus instalaciones y numerosas propiedades fueron a remate  en Capital Federal.

        Este trabajo analiza los posibles motivos que llevaron a que una próspera industria, orgullo nacional, terminara sus días en una subasta pública.

        El desarrollo social, cultural, institucional y deportivo, ya fue tratado en un libro de mi autoría publicado en 1992, cuándo la localidad celebró su primer centenario de vida.

        Cualquier consulta al respecto, pueden dirigirse a:

 

Prof. Ricardo Darío Primo

Leodegario Córdova 52

(2901) La Emilia - Pcia. de Bs. As.

r.primo@intercom.com.ar


[1] RAPOPORT Mario, ECONOMÍA E HISTORIA,  Editorial  Tesis, Buenos Aires.

[2] PRIMO Ricardo Darío, HISTORIA DE LA EMILIA - LIBRO DE LA MEMORIA EMILIANA , Fondo Editorial de San Nicolás, San Nicolás, 1992.

[3] GALLO E. , y CORTES CONDE R. , LA REPÚBLICA CONSERVADORA , Hyspamérica, Biblioteca Argentina de Historia.

[4] ORTIZ Ricardo, HISTORIA ECONÓMICA DE LA ARGENTINA , Editorial Plus Ultra, Buenos Aires.

[5] FUCHS Jaime, ARGENTINA, SU DESARROLLO CAPITALISTA , Editorial Cártago, Buenos Aires, 1965.

[6] Cfr RAPOPORT Mario

[7] Cfr. ORTIZ  R.

[8] CHIARAMONTE José Carlos, NACIONALISMOS Y LIBERALISMO ECONÓMICO EN ARGENTINA Hyspamérica, Biblioteca Argentina de Historia.

[9] CORDOVA Isidoro Augusto, CARAMELOS SÍ, ACEROS NO El Cid Editor, Buenos Aires, 1983.