FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Una Guerra que el Mundo no Conoce o no Quiere Conocer, de Juan Aníbal González  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

Una guerra que el mundo no conoce o no quiere conocer

Autor: Profesor Juan Aníbal Edgardo González

Pensar y hablar del continente africano, es pensar en lo exótico, en la aventura del cazador blanco, pero nunca nos vamos a poner a pensar en su pueblo. En nuestro pensamiento predominara un solo concepto “Negro” y nos acordaremos de Mandela, Kunta Kinte o Shaka Zulú. Todos de una forma ú otra lucharon contra la opresión de los europeos, que descubrieron África y la tomaron como su botín de guerra a través de un colonialismo tardío.

Manteniendo esta idea hoy el continente olvidado sigue sufriendo una nueva sangría, antes fue el oro y las piedras preciosas ahora es el “Coltán” y la pregunta es “¿qué es Coltán?”.

Es la combinación de dos palabras, que corresponden a sendos minerales: la columbita y la tantalita, de los que se extraen dos metales más apetecidos que el oro. Extraído en Brasil, Australia y Tailandia donde empezaron a escasear. Metales altamente estratégicos y que actualmente el 80% de las reservas del mundo se encuentran en África. Las minas se localizan en la Republica Democrática del Congo (ex Zaire) (RDC) en el límite con Uganda y Ruanda. Zona donde preexiste una larga guerra que no tiene fin y que para el mundo no existe, causa de la misma son la depredación de metales preciosos y recursos estratégicos, permitiendo establecer un mercado paralelo e ilegal en el África central. Se debe aclarar que EE.UU. para poder controlar la región empezó con algunos movimientos tácticos.

Primero, se alió con ciertos clanes de Ugandeses y Ruandeses para que llegaran al poder. Segundo, colabora en la formación de militares y la creación de sus bases. Todo esto tiene solo un fin, dominar el Congo, que supera ampliamente a Uganda y Ruanda en recursos estratégicos.

El coltán es un metal esencialmente estratégico, se usa en la nueva tecnología, las estaciones espaciales y sus naves tripuladas que van al espacio y las armas más sofisticadas que nos podemos imaginar y en especial la telefonía celular. Se aplica en la construcción de baterías cada vez más chicas, permitiendo que su carga dure mucho más tiempo. El coltán es el medio con que se enriquecen unos cuantos y de esta manera también pueden financiar su propia guerra.

El ejército Ruandés el (APR) creo su propia estructura para poder controlar los contactos comerciales y empresariales con occidente, en relación con la minería y en especial con la extracción de coltán. Se fundan varias empresas mixtas entre comerciantes europeos que negocian el mineral y miembros del APR y el entorno del presidente ruandés.

Acompañando esta problemática, África padece una gran desertificación, situación que lleva a los campesinos de la región a abandonar sus tierras para trabajar en las minas. Más de 10.000 mineros entre campesinos, presos que se les ofrece la reducción de sus penas y la mano de obra más codiciada y barata, la de miles de niños que abandonan las escuelas para trabajar en las minas. Los mineros, si se les puede llamar así se alejan de sus comunidades por mucho tiempo, deslumbrados por los 10 dólares que pagan por kilo de mineral extraído, que luego cotiza a 300 en el mercado. El problema es que no todos vuelven. En cuatro años han muerto más 3 millones de personas en las minas de coltán. En la distancia está situación que se genera en torno a la explotación del coltán, es comparable con la explotación de las minas de Potosí por los colonizadores españoles en América.

Acá también se traían poblaciones enteras de hombres para trabajar en la mina y nunca regresaban a sus hogares. Lo diferencia está, que en África los trabajadores acuden a las minas en forma voluntaria en busca de un bienestar y terminan como esclavos. En Potosí a los aborígenes se los obligaba a través de un sistema denominado “la Mita”.

Ahora bien, como funciona este negocio de un millón de dólares por mes. El ejército ruandés lleva el mineral a la capital de Ruanda, donde se lo trata y se lo purifica en la Somirwa (Sociedad Minera de Ruanda), antes de ser exportado. Después, su destino serán las potencias de occidentes, Estados Unidos, Alemania, Holanda, Bélgica y la excepción es Kazajstán que también esta en el juego.

La empresa que tiene el monopolio es la Somigl (Sociedad Minera de los Grandes Lagos), que es una sociedad integrada por Africom (belga), Prometo (ruandesa) y Congecom (Surafricana), esta empresa entrega al movimiento rebelde RCD (Reagrupación Congoleña para la Democracia) 10 dólares por cada kilo de coltán.

En un espacio plagado de contrabandistas, porque, la mayor cantidad de coltán sale de África de contrabando y sus ganancias no vuelven como beneficio para el pueblo africano, sino en arma para los grupos rebeldes, que mantienen enmascarada la situación de inestabilidad en la región. A río revuelto ganancia de pescadores.

¿Quiénes utilizan el metal? Son las empresas que desde hace 10 años se disputan “el tesoro”, Nokia, Ericsonn, Siemens, Sony, Bayer, Intel, Motorota, Hewlett-Packard, Hitachi o IBM, a través de aliados autóctonos.

Retomando la introducción, África continente exótico, espacio de aventureros y soñadores, necesariamente debe pagar tan alto precio para ser reconocido como continente y no ser un producto para el pillaje y beneficio del mundo desarrollado e imperialista. Hoy los conflictos y personajes son funcionales a las potencias militares e industriales del mundo. El olvido y marginación de los más pobres se oculta y que para poder sobrevivir padecerán la esclavitud y su desaparición como personas.

África hoy posee dos recursos estratégicos no renovable el petróleo y el coltán, que casualidad el espacio donde se encuentran son zonas de conflictos en la actualidad.
La paz, nunca llegara para el mundo, si se perpetúa la ambición de los más poderosos.

Bibliografía:

“El coltan y la guerra de Congo”, Comité de Solidaridad con el África Negra, Madrid.

“La fiebre del coltán: El imperialismo continúa”, afrol News, internet.