FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Prólogo  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

UN PASEO POR LA HISTORIA (parte I)

PRÓLOGO PARA DOCENTES, PADRES Y ALUMNOS

 

El presente trabajo surgió de la necesidad de encontrar un elemento adecuado para el estudio de la historia universal en el nivel secundario y luego adaptarlo a la E.G.B. (normalmente alumnos de 12 a 14 años) aunque no tiene mucho que ver con los Contenidos Básicos Comunes. La razón es que el autor los considera totalmente fuera de la realidad y, tal como están planteados, no conllevan a un aprendizaje real de la Historia.

Es el resultado de varios años de preparar textos y actividades a máquina y luego fotocopiarlos para poder trabajar en clase con una herramienta amoldada a las necesidades de la realidad con la que nos encontramos.

La necesidad era un hecho. No existe en el mercado argentino un libro que abarque un espectro tan amplio de la humanidad con las mínimas características buscadas por docentes y alumnos: o eran libros con programas y desarrollo temático de la época en que Carlos Gardel cantaba canciones de cuna o, si nos remitimos a los nuevos, vemos con desazón que siguen escritos con un lenguaje totalmente inaccesible para los alumnos que se inician en tales cuestiones; libros que se desarman con sólo mirarlos, a precios de ciencia ficción para la situación actual, sin actividades o con actividades de tipo tradicional que hacen hincapié en la memorización de fechas y datos (salvo algunas excepciones muy valorables). Además, para un programa de estudios que abarque desde el inicio de la historia hasta la actualidad era necesario comprar varios libros, generalmente 2, uno por cada año de curso.

Desde la Escuela de los Anales surgida en Francia en 1929 y que toma gran impulso en la década de 1940, la historia y su estudio para adecuarse a las necesidades del presente ha cambiado totalmente. También cambiaron los enfoques pedagógicos y didácticos de las Ciencias Sociales a raíz de la permanente investigación que se realiza y que, por desgracia, no son conocidos por la mayoría de los docentes. No obstante, vale aclarar, el presente trabajo no está realizado siguiendo una "moda educativa" ya que todas las "modas" han aportado cosas positivas. El presente trabajo surge de la tarea en el aula, no de la teoría de los libros aunque sí es tomada como referencia.

Las actividades presentadas al igual que los textos fueron trabajados con alumnos de 11 a 14 años. Por lo tanto, sufrieron gran cantidad de cambios a medida que se evaluaban los resultados obtenidos. La mayoría fueron reformuladas y construidas por los mismos alumnos que adaptaban el material de acuerdo a sus necesidades cognitivas y procedimientos para el análisis y la reflexión.

Además de lo aquí propuesto, se trabajó con otras herramientas como videos, diapositivas, láminas, armado de estands para ferias educativas, programas educativos con computadoras, etc. Tales experiencias se irán agregando en un futuro cercano.

Las actividades no están atadas a una escuela pedagógica en particular, surgieron de la práctica diaria en el aula. Los textos son de fácil comprensión y, en ocasiones, no muy catedráticos pero sí entendibles para los alumnos.

En cuanto a los contenidos, el lector podrá ver que han sido seleccionados de acuerdo a los objetivos planteados y por ello podrá llamar la atención que faltan algunos que, si bien son muy importantes, escapaban a la realidad con la que nos encontramos. Por ello, no se intentó reflejar "toda la Historia", trabajo que, además de ser imposible, no tiene sentido si lo que buscamos es enseñar procedimientos para la reflexión y el análisis sobre nuestras vidas. Esto se podrá apreciar en que...

  • La estructura de los contenidos para el análisis de diversas culturas no es el mismo en todos los casos. Se verá que con algunas culturas se pone énfasis en la evolución política y en otras en los social o económico.
  • En el desarrollo de la información se notará que hay omisiones que, en un primer momento, parecerán imperdonables. Pero fueron realizadas a propósito porque se complementan con el desarrollo de las actividades (deducción, investigación).

Los objetivos propuestos no tienen nada que ver con la línea tradicional de la historia en nuestro país (República Argentina). Se trata de hacer vivir, pensar, racionalizar, imaginar y desestructurar la historia sin llegar a crear un caos intelectual. No obstante ello, los temas se presentan en unidades que tienen un orden "estandarizado" por el estudio histórico realizado así con el fin de tomar a los textos como fuentes de información a ser trabajadas (como un diccionario de algunas culturas y temas).

LA IDEA PROPUESTA: ¿Qué estudiaremos?

En la historia educativa las ciencias se han estudiado memorizando los diversos temas. Esto, en cierta forma, era posible hasta hace unas décadas. El conocimiento humano era abundante pero no tanto como para hacer imposible a los profesores y alumnos estudiar postulados y afirmaciones de memoria y así pasar por lo más representativo del conocimiento desarrollado por la humanidad. Esta forma de estudio fue elaborada por el positivismo.

En la actualidad la situación es muy distinta. La cantidad de conocimiento que tiene la humanidad crece diariamente a un ritmo inimaginado 20 años atrás (hoy, año 2000). Ahora, la cantidad de conocimientos se duplica en menos de 5 años y este tiempo se está acortando día a día. ¿Cómo podemos memorizar tantos datos y conocimientos nuevos?. ¿Cómo hacemos para estar informados de "todos" los nuevos descubrimientos e inventos, además de entenderlos y estudiarlos?. La respuesta es simple: esto es imposible.

En el futuro las habilidades que requerirá un ser humano para manejarse en la telaraña cognitivo-informativa serán muy diferentes a las exigidas hasta hace un tiempo atrás. Es por ello que la educación debe ser diferente, cambiar pero sin descuidar la espiritualidad, la humanidad.

En este trabajo se propone un estudio de las Ciencias Sociales que persiga el fin de COMPRENDER al ser humano y COMPRENDER el presente para poder delinear acciones de cambio social en el futuro en favor de una vida mejor para todos.

Los "grandes" de hoy hemos sido apabullados por una historia política con interminables listas de nombres y fechas y en geografía las mismas listas de nombres y sus ubicaciones. Hoy, en la educación de los niños y adolescentes, existe una corriente histórica más apegada al estudio socio-económico que si bien amplía enormemente la visión de los sucesos tampoco alcanza para comprender la "mentalidad del ser humano". Es que si se toman acciones en lo político, en lo económico, en lo social, etc., se debe a la mentalidad de la persona y/o grupo de personas involucradas. Es por ello que el presente trabajo apunta a tratar de COMPRENDER LA MENTALIDAD. Esto es ir más allá del mero estudio socio-económico propuesto en la actualidad.

Todas las actividades apuntan a ello: la mentalidad de personas y sociedades para ver, de acuerdo a ella, cómo se han comportado y comprender mejor al ser humano actual.

ALGUNAS ACLARACIONES

Como hay un dicho que tiene plena vigencia que dice "cada maestro con su librito", y ante alguna duda que pudiera surgir en el planteo de textos y actividades, es que a continuación se aclaran algunas ideas y conceptos.

Para los estudiantes siempre presentó un problema la ubicación temporal al hablar de siglos. La confusión surge porque no encuentran una relación directa entre el año y el siglo en el que se encuentra. Por ello es que en la Unidad 1 hay una actividad referida al tema. En ella se pregunta:

  • ¿En qué año y en qué siglo estamos?. Las respuestas, pueden ser: año 1999 y siglo XX.
  • ¿Cuántas cifras tiene un año?. La respuesta es: 4 cifras, por ejemplo, 1999.
  • ¿Cuántos años tiene un siglo?. La respuesta es 100 años.
  • El paso siguiente es el que puede llamar a confusión aunque es sencillo... Tomamos las dos primeras cifras del año y le sumamos 1 para que nos dé el siglo; si pedimos que nos digan un año cualquiera del siglo XVIII el paso es inverso (al 18 le restamos 1), el resultado son las dos primeras cifras de uno de los 100 años de ese siglo, 17. Entonces pueden inventar un año cualquiera agregándole 2 cifras más... 1734.

Al hablar de un "cuadro P.E.S.C." nos referimos a la clasificación de actividades humanas en Política, Economía, Sociedad y Cultura. Desde ya que esta división es arbitraria y las actividades se encuentran indisolublemente relacionadas, pero la intención es que los estudiantes aprendan a diferenciar las cuatro categorías y a qué cosas se refiere cuando leen un libro o analizan una situación actual.

En el trabajo con conceptos la terminología cambia de acuerdo a los autores. No es importante el nombre que se le dé a la estrategia didáctica, sino la utilidad que tiene. Por ello se aclara a continuación lo siguiente:

Mapa semántico:

Es un grupo de conceptos dispuestos al azar dentro de un marco referencial y sin un orden aparente. Es buena su utilización para iniciar un tema. Por ejemplo: Al iniciar el tema Egipto, ponemos la palabra recuadrada y alrededor otras significativas como pirámides, faraón, agricultura, desierto, calor, camellos, etc.. Si son alumnos que no escucharon ni vieron nunca algo de allí, podemos mostrar algunas imágenes y fotografías para que, de ellas, surjan los conceptos iniciales.

Mapa conceptual:

Los conceptos del mapa semántico aparecen ordenados en forma jerárquica desde los más abarcativos y generales hacia los menos abarcativos y particulares. Se unen con flechas. Por ejemplo: El de las actividades económicas de la cultura egipcia.

Red conceptual:

Los conceptos del mapa semántico aparecen conectados por flechas de acuerdo a las relaciones que tengan entre sí (por ejemplo, la red del siglo XVIII).

En el presente trabajo los mapas y las redes conceptuales no aparecen en gran cantidad para evitar un vicio que tenemos los docentes: Le queremos dar todo a los alumnos cuando son los alumnos los que deben construirlos. Cada uno -o en grupo- construirá de acuerdo a cómo ve el tema; así el docente se encontrará con una gran diversidad de redes y mapas conceptuales que no necesariamente serán iguales entre sí.

¿Cómo evaluamos este trabajo?. A no asustarse. La corrección pasará por ver si se entienden o no las relaciones y/o jerarquizaciones propuestas. Una forma que da muchos resultados positivos es elegir 3 o más conceptos y construir con ellos oraciones relativas al tema. El objetivo es que a partir de unos pocos conceptos puedan, al conocer el tema, construir una explicación utilizando todos los conceptos de la red o mapa conceptual. Se sugiere comenzar con un mapa semántico, seguir por la construcción de un mapa conceptual o red conceptual (según el tema) y luego realizar las oraciones para terminar con un texto único que explique todo el tema.

Volver al Índice