FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Gobierno, campo, retenciones y bien común, por Roberto F. Bertossi  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

GOBIERNO, CAMPO, RETENCIONES Y BIEN COMÚN

p. Roberto F. Bertossi

bertossirf@yahoo.com.ar

 

El pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes ...(Artículo 22 de la constitución Nacional, CN.).

A la Cámara de Diputados -ergo, representantes del pueblo (también del Campo)-, corresponden "exclusivamente" las iniciativas sobre contribuciones, impuestos, materia aduanera, derechos de importación y exportación... (Art. s. : 52, 75 inc. 1 y cc. CN.).

En el caso de las retenciones conflictivas, se debe aplicar el principio de igualdad fiscal y de no confiscatoriedad que perjudica directamente al derecho de propiedad.

Como el tributo o retención toma parte del patrimonio de cada contribuyente, ese `quantum´ debe mantenerse dentro de ciertos límites razonables; cuando la parte absorbida se aparta discrecionalmente de esos parámetros, se configura entonces una confiscación inconstitucional.

Asimismo cuadra destacar que, la confiscatoriedad no depende de una cifra rígida sino de la capacidad tributaria de cada quien la satisface.

Esto es clarísimo conforme el principio constitucional de `finalidad´. El mismo exige siempre que todo tributo tenga un fin de interés general. Como standard muy elástico puede afirmarse que la tributación no fue concebida ni institucionalizada para enriquecer al estado, ya que no se debe admitir razonablemente un estado rico con ciudadanos pobres.

Con una fórmula más clásica se puede sostener que la legalidad y legitimidad de la tributación tiene como fin y límite el bien común al cual se destina federalmente lo recaudado, atendiendo nuestro Preámbulo constitucional y muy especialmente, las previsiones de los artículos 5, 75 inc.s. 1, 18, 19, 30; 76, 121, 123 y cc. de nuestra Suprema y Sabia Constitución Nacional.

Así entonces, cómo no entender y defender a un pueblo que se ha quedado `operativamente´ sin representantes, abandonado y obligado a ejercer el derecho supremo de peticionar a las autoridades (Art. 14 CN.).

¿Cómo no defender nuestros principios, valores, derechos y garantías sin envalentonar a sus verdugos?

Todo eso no se modificará con una eventual implementación de un Ente Nacional de Promoción y Control Agropecuario y Agroalimentario cuya implementación se impulsa ahora, `in extremis e inaudita parte´ pero sin asegurar la autonomía, independencia, pertinacia y experticia para organismo autárquico semejante cuyo alcance, significado y trascendencia podría alcanzar un rol importantísimo en favor de la equidad, del interés general y del bien común en tanto sea concebido y lealmente estructurado, garantizando las características señaladas, hoy ausentes en el proyecto (Enpycaa) que en su diseño inicial es algo opuesto a la proactividad, productividad y competitividad lograda por el campo argentino en el último quinquenio.

Hasta China supo que no podía prescindir de circuitos integrados (`chips´) competitivos, único modo actual para reducir verdadera y creíblemente la pobreza.

Esto mismo acontece muy cerca nuestro donde la productividad y la competitividad son alentadas permanente e innovativamente. En efecto, Lula en Brasil o Michelle Bachelet en Chile con políticas de Estado para economías serias, eficientes, neutrales políticamente neutrales y eficientes ya son reconocidas y recalificadas internacionalmente, (Vg., calificación crediticia otorgada por la agencia Standard and Poor's a Brasil, en "BBB-," primer escalón en la categoría de grado de inversión).

Obvia y evidentemente Argentina está ganada por la inquietud y el escepticismo. La desaprensión oficial prevalece sin intermitencias descimentando y desfrutando legítimos, habituales y tradicionales esfuerzos y anhelos humanos agrarios que nos permite pensar en la plaga peor para el gobierno, el campo y el bien común en tanto se desdeñe la mansa y tradicional armonía rural y prevalezca una `obstinación oficial´.