FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Llueve Torrencialmente...  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

LLUEVE TORRENCIALMENTE...

De Myriam Silva

 

Mejoralino dijo: "® No se tome la vida tan seriamente: Igualmente no va a salir vivo de ella."

Son casi las 5 de la tarde, y llueve torrencialmente aquí, aunque dentro de la casa las goteras hasta suenan románticas...

Mi hijo volvió empapado de su partido de fútbol, pero se secó bien, se abrigó bien, almorzó y descansa como el resto de la familia.

Mis perros, algunos en el fondo, están bien protegidos de la lluvia, bajo techo y en cómodos dormitorios fabricados en los estantes de muebles viejos.

Los demás, uno dentro de la casa, y los cachorritos que están provisionalmente hasta que les encuentre un hogar, duermen calmadamente en el baño, dentro de un cajón grande de madera acondicionado especialmente para ellos.

Llamé a papá y mamá, y la lluvia no les ha afectado, a mi hermano y su esposa tampoco, ni a nadie que yo conozca.

Debiera dar gracias a Dios por la tormenta, por poder oírla, y porque el ruido acompasado de la lluvia provoca el descanso obligado de mis queridos, de quienes me rodean.

Total, no hay que hacerse malasangre.

Pero yo no puedo.

Hace poco más de una hora, en ese recreo que dió la tormenta, en el que hasta el sol se asomó por un ratito, golpearon a mi puerta, y fuí yo a atender.

En lo alto de la escalera (vivo por debajo del nivel de la calle), una niña, de unos 9 años... preciosa, de cachetes colorados... descalza, absolutamente empapada, y chorreando agua, pero con una sonrisa hermosísima.

- Señora, ¿necesita jabón líquido, perfumol?"

Miré más allá de la vereda, a la calle.

Una señora, que probablemente fuera mucho más joven que yo, pero aparecía mucho más envejecida, en las mismas condiciones, absolutamente empapada, empuja de un carro pesadísimo cargado hasta el tope de botellas con contenidos de colores.

- No, mi amor, gracias, pero no tenemos dinero" (¡¡¡¡remaldito sea el podrido dinero!!!!!)

Con una sonrisa mayor todavía: - "¿no me regala una rosa, esa?"

- "Sí, te regalo esa rosa, pero está ya muy abierta, y se te va a deshojar toda, te voy a regalar también esta otra, que es apenas un pimpollo y te va a durar más; esperá que yo te las corto, no te vayas a clavar una espina..."

Me regaló de nuevo esa sonrisa luminosa, ¡qué gurisa preciosa!, me dio las gracias, y continuó su camino rápidamente, para alcanzar a la mamá.

Y eso fue todo.

Bah, mentira, mierda que fue todo, fue solamente el comienzo.

Probablemente, los partidarios de no hacerse malasangre, me recuerden que esa niña sonríe, y que yo le regalé mi mejor rosa.

Y yo me pregunto: ¿habrá ropa seca en la casa? ¿cómo estará la salud de madre hija tras tanta mojadura?

MIERDA. MIERDA. M I E R D A

MIERDA soy yo si me conformo con eso.

MIERDA soy yo si además me lavo las manos como Pilatos, ensuciando mi conciencia con un "no es mi culpa y yo no puedo resolverlo" MIERDA soy si me lo creo.

Sí, tengo culpa, cada vez que por mirar a los costados amparándome en mi inocencia y en mi inoperancia, permito que estas cosas no solo se sucedan sino que se eternicen.... la MIERDA de culpa SÍ es mía.

Pero, ¿saben qué? no pienso dejar de hacerme malasangre, ni librarme de la MIERDA..... voy a dejar que la MIERDA que invade mis ojos y mi conciencia, permanezcan ahí, e invadan mi alma, cada vez que me sienta tentada por la comodidad mientras millones mueren a mi alrededor invadidos por la MIERDA DEL HAMBRE.
Voy a guardarla para que invada mis manos y las putrifique cada vez que apurada por "limpiar la casa" tire lo que no me sirve.

Voy a guardarla para que invada mis manos cada vez que enfrente una urna, sea eligiendo autoridades de una comisión barrial, como al mismísimo presidente de la república.

Voy a guardarla para que desborde por mi boca cada vez que alguien en un foro me aconseje que no me tome la vida tan seriamente...

Ojalá y los dioses no permitan que, mientras tenga vida, y el mundo en el que vivo no cambie, me abandone la MIERDA !!!!!!!, quieran los dioses que la MIERDA me acompañe en cada recodo, y en cada esquina de mi vida.... en cada segundo de cada minuto de cada hora de cada día que me quede por vivir...

Hasta luego, compañeros, hoy estoy muy bocasucia, y me siento en realidad almasucia... tengo solamente un descargo: las palabrotas me las dirijo a mí misma, y respeto al resto de los compañeros del foro.

Desde La Teja, Uruguay, con una torrencial tormenta eléctrica, Myriam Silva.


"El peor de los analfabetos es el analfabeto político. El no escucha, no habla, ni participa de los acontecimientos políticos. El no sabe que el costo de la vida, el precio del poroto, del pescado, de la harina, del alquiler, de los zapatos y el de los remedios dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan bruto que se enorgullece inflando el pecho diciendo que odia la política. No sabe el imbécil que de su ignorancia política nacen las prostitutas, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos, que es el político embustero, el corrupto lacayo de los explotadores del pueblo".

Bertoldt Brecht