FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Sistema Político de la República Argentina  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

EL SISTEMA POLÍTICO ARGENTINO Y LAS ELECCIONES DE 2003

 

Los medios de comunicación han “bombardeado” en las últimas semanas a los argentinos instándolos a no realizar el “voto bronca” o quedarse en su casa y no ir a votar. Las razones de esto son muy simples: El sistema político imperante “necesita legitimarse con el voto del pueblo” y así evitar que crezca el estado de creciente ilegitimidad.

Graficando la situación, hacemos un óvalo que representa al sistema político con los espacios ocupados por los poderes legislativo, ejecutivo, judicial y al “cuarto poder”, los medios de comunicación. En una verdadera democracia, el pueblo sería el que legitima al sistema y el demandante de las acciones de los que ejercen el poder. En tal caso, el gráfico sería…

Pero la realidad nos indica que el sistema político responde a las demandas de otros sectores de poder. Graficando el sistema político argentino sería (resumiendo)…

 

Por ello es que en este país las acciones de gobierno tienden a beneficiar a estos grupos y no las demandas del pueblo argentino.

Este sistema necesita legitimarse con los votos positivos de la gente. Se llama voto positivo al que está dirigido a alguna de las boletas oficializadas para las elecciones.

Mientras la mayoría de los electores empadronados (el total de los habilitados a votar) vote positivamente, el sistema está a salvo y legitimado.

Pero si la mayoría del padrón electoral no vota o realiza el “voto bronca” (se hace anular el voto o vota en blanco), el sistema tambalea y vientos de cambio del sistema político se sentirán cada vez más fuerte.

En las elecciones de octubre de 2001 más del 60 % del padrón electoral realizó el “voto bronca” o no fue a votar. Los políticos “miraron para otro lado”, se hicieron los desentendidos, siguieron “haciendo de las suyas” y se armó la histórica jornada del 19 y 20 de diciembre.

¿Qué sucedió el 19 y 20 de diciembre de 2001? El sistema tenía representantes no representativos y el pueblo copó Plaza de Mayo sacando al poder ejecutivo. Pero a los 2 días había un nuevo presidente ¿por qué? Sencillamente porque del sistema se sacó sólo al poder ejecutivo. Si también se hubiera sacado a los diputados, senadores y a los 9 jueces de la Corte Suprema de Justicia, el sistema colapsaba y se debía comenzar con uno nuevo.

Todos los grandes cambios políticos a favor del pueblo en la historia de la humanidad se realizaron mediante revoluciones populares.

Si en las próximas elecciones se mantiene un alto porcentaje de disconformidad con el sistema, seguramente los vientos de cambio soplarán más fuerte.

Para los que quieren un cambio en serio, realice el “voto bronca” y no se deje llevar por lo que nos dicen los medios de comunicación cuyos dueños quieren perpetuar este sistema. No se deje llevar por el que digan que si vota en blanco favorece a los demás porque igualmente llegará a la presidencia alguno de los tantos culpables que nos han traído a esta situación. Exprese su disconformidad y no legitime a este sistema corrupto, luche por un cambio.

Federico Martín Maglio