FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Sociedad Civil ¿estás?, de Roberto F. Bertossi  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

SOCIEDAD CIVIL ¿ESTÁS?

p. Roberto F. Bertossi[1]

bertossirf@yahoo.com.ar

¿Cómo desplegar una elemental solidaridad social ...?, ¿cómo, cuando no participamos de nuestras comunidades educativas, de nuestras obligaciones legales, tributarias, cívicas, políticas, sociales, viales y ambientales; cuando ni siquiera asistimos a las reuniones de consorcios de edificios donde somos `propietarios´ de una o mas unidades en departamentos ..?

Cómo no preguntarnos: sociedad civil: ¿estás ..?

Si bien no es de esperar súbitamente la energía de un miura -de pura sangre española sin ruedo que le tolere- ni la de un león rampante en nuestra sociedad civil, deberíamos convencernos que otra Argentina vale la pena y que sólo será posible participando, movilizándonos educada y pacíficamente, transparentando las licitaciones, dando lo suyo a cada uno, espacio a la idoneidad y promoviendo simultáneamente a los sectores aún vulnerables de nuestra sociedad desde la sobriedad porque es hermoso un ascetismo de "regalos" que simplemente es expresión de la carencia de fantasías y de cualquier atisbo de demagogia y populismos inmovilizantes.

¿Estamos en presencia de una acedia social? En la cuestión <acedia> una de las debilidades más fuertes es la del temple humano. Consiste, básicamente, en un rechazo implícito que el hombre hace a "la cosa pública" al no participar, al no abonar sus impuestos, al no cumplir con sus deberes, con su palabra, con su firma, con una ordenanza municipal, una orden judicial, una resolución, un decreto o una ley demostrando falta de interés en lo comunitario y resistencia al bien común con gestos propios de supremo "minimalismo".

También parece una "clave" en la ausencia de la sociedad civil, aquella que puede identificarse en la orfandad comunicacional ciudadana actual. En efecto, la escasa o nula comunicación entre padres e hijos, entre padres y maestros, entre éstos y sus alumnos, entre vecinos, entre funcionarios y legisladores con ciudadanos; recurrentes desencuentros Vg., entre médicos y pacientes, entre abogados y clientes; ausencia de resistencia pacifica ante súbitos cortes de agua potable, energía eléctrica, suspensión de vuelos y transporte de pasajeros no-programados, ante cortes de calles, puentes locales e internacionales, rutas y avenidas, etc. todo lo cual, sumado a las evidentes dificultades para acceder a la información pública conforman un costo ciudadano inconmensurable debido en gran medida a raíz de resignar o trocar la insustituible e indelegable comunicación humana por otra, tecnológica en una atroz barbaridad posmoderna.

Sacudamos entonces vacilaciones, titubeos, incoherencias e inconsistencias de nuestras sociedades civiles intensificando y articulando las energías, necesidades, intereses, anhelos y el dinamismo de toda su densidad relanzándola por el camino de la solidaridad social, de los principios y valores tradicionales, consunamente respetados y defendidos otrora.

Ante tantos incumplimientos del contrato social, cuando pagamos impuestos por servicios de primer mundo y recibimos -con suerte e intermitencias-, los propios del tercero, encontremos entonces formas y resortes acicateantes y puentes de tolerancia para recuperar todo el énfasis y denuedo ciudadano en lo social, en lo político, en lo económico, en lo ambiental y cultural forjando y fortaleciendo nuestras comunidades, proyectando a mediano y largo plazo y cerrando de una vez el inventario de lo trunco, redescubriendo la joya de la libertad, acreditando la mayoría de edad de nuestra democracia e impidiendo su decrepitud.

Que el amanecer de este 2008, nos saque del actual estado de apatía y amodorramiento, de lo mas ruinoso de nuestras "pseudo-neutralidades" y fugas éticas permitiéndonos, ojalá, poder de este modo cortar las cintas e inaugurar la construcción de un largo camino de reversión de todo atisbo de acedia.

Que este 2008 encolumne todas las diversas y múltiples vértebras vg., civiles, sociales, naturales, políticas, económicas y culturales en sólido equilibrio y única dirección para redistribuir, fecundar e incentivar civilidad e identidad, una civilidad que cobre compromiso, dinamismo y protagonismo insustituibles e indelegables sin retacear alegría y entusiasmo al retrato nacional en el marco precioso del bien común.

Que este 2008 recupere la fraternidad y la amistad social, objetivo olvidado en la histórica trilogía de la gesta reivindicatoria francesa, rearticulando humanamente elementales equidades intergeneracionales, restando egoístas discrepancias sectoriales, sumando y multiplicando afinidades solidarias, sin retractaciones.

De lo contrario, si hemos de persistir "estoicamente" en nuestros defectos y derrochar nuestra eficacia, ya no cuestionemos lo que finalmente elegimos –y nos merecemos-, por acción, omisión o desaprensión.

 

[1] Investigador Universitario por concurso en derecho y ciencias sociales

Centro de Investigaciones de la Facultad de derecho y Ciencias Sociales

de la Universidad Nacional de Córdoba – Argentina.

Premios:

- Adepa-Faca, a la Abogacía argentina, 1990.

-Gota en el Mar, 2005´ y 2007´ al

Periodismo grafico solidario.