FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Críticas Generales: La Colimba Educativa  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

“LA COLIMBA EDUCATIVA”

Federico Martín Maglio

Octubre de 2002 

Los Hechos

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, respaldó el 2 de octubre del 2002 el polémico proyecto de la “colimba educativa” presentado por el legislador bonaerense del PJ Alejandro Corbata. Este programa contempla el pago de 150 $ por cada becado al ejército. Allí recibirían clases de computación, mecánica y carpintería. Su intención es mandar a los estudiantes pobres que abandonan la escuela a aprender oficios en instalaciones del Ejército permaneciendo de lunes a viernes en cuarteles militares. Según sus dichos, el objetivo principal es que la "capacidad ociosa" de las Fuerzas Armadas contribuya con la "contención social" de los jóvenes que no estudian ni trabajan.

Hugo Covatta, titular de la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires expresó que "la realidad es que 40.000 chicos abandonan el Polimodal, y los docentes hablan de más. Pretendemos crear un marco de contención social para los chicos sin perspectiva, hoy por hoy”... y consideró que la sociedad toda debe participar en el programa, como la Iglesia, los distintos cultos, y las organizaciones no gubernamentales, “para el control social del sistema”. Dijo que a las Fuerzas Armadas llegarán $150 mensuales por cada chico que reciban, y que “3,9 chicos fueron detenidos por delitos en 1997, y hoy 18,2”, de modo que este programa es necesario para toda la sociedad, porque “los saca de la calle, que es lo fundamental” (Radio 10 – INFOBAE, 2 de octubre de 2002).

Roberto Baradel, secretario de organización del SUTEBA (gremio de los docentes bonaerenses), se mostró en contra. "Rechazamos este proyecto. Aquí se busca militarizar el conflicto social mediante un disciplinamiento de los jóvenes, sin resolver las causas del problema de marginación y exclusión que sufren. En vez de poner plata para el Ejército, tendrían que volver a poner el plan de becas".

Alfredo van Gelderen, secretario de la Academia Nacional de Educación y asesor técnico de la Junta Coordinadora de Instituciones de la Enseñanza Privada, se opone. "Me asombra que se hable de un proyecto tan inadecuado. Si los chicos desertan de la escuela pública hay que reforzarla. Y las respuestas a la compleja situación social hay que buscarlas en el sistema educativo, no en los cuarteles", dijo. "Es increíble que desde el Estado se impulse una enseñanza de baja calidad para tranquilizar algunas conciencias frente a la crisis social de los sectores humildes".

El 15 de octubre, el Ministro de Defensa Horacio Jaunarena habló de incorporar a las Fuerzas Armadas a los jóvenes de 18 y 19 años para contenerlos trabajando en salud y servicios públicos en un proyecto de “Servicio Social Obligatorio”. El jefe del Ejército, Ricardo Brinzoni dijo que hay que “relativizar” la conscripción.

En estos días se están dando a conocer, por diversos medios, opiniones de la gente y de ellas se puede extraer que también se piensa en las consecuencias de este modelo económico-social.

Haciendo un poco de Historia

En la década de 1970, luego de la crisis del petróleo, los resortes del poder mundial comenzaron a construir un Nuevo Orden Mundial, como una nueva etapa en la guerra fría que fue complementada a partir de la ¿caída? de los soviéticos en 1989. Este Nuevo Orden mundial, entre otras cosas y enfocando sólo el tema que se está debatiendo, toma a EE.UU. como el gendarme, el guardián del mundo en salvaguarda del modo de vida "occidental y cristiano".

Este nuevo escenario necesita –entre otras cosas– desarmar, destruir a las Fuerzas Armadas nacionales de los países que deberán ser controlados por la potencia del norte. Las políticas que sistemáticamente se fueron aplicando al área militar en varios países de América latina se pueden resumir en las siguientes medidas:

  • Bajar el presupuesto militar.
  • Desarmar proyectos tecnológicos como el Cóndor II.
  • Desmantelar la ingeniería militar (Fabricaciones Militares, fábricas de armas, municiones, aviones, etc.).
  • Desprestigio de la institución.
  • Abolir el Servicio Militar Obligatorio.
  • Cerrar batallones y dependencias militares en la mayoría de los puntos del país.

        

¿Qué se intenta hacer?

Ante el fracaso del sistema económico-social implementado desde 1975 con el “rodrigazo” y la profundización de la violencia social, se buscan alternativas de control para mantener el “orden social” imperante.

Paralelamente, nuestro país comienza a descubrir que es posible vivir y producir en un sistema fuera de la globalización impuesta por los centros de poder. Por ello, sectores políticos y militares que añoran una cierta idea prehistórica de nacionalismo quieren reeditarlo.

Lo que sucede es que unos y otros son tan torpes y miopes que no saben qué hacer con esta nueva coyuntura (desde enero pasado) y hacen todo mal porque no están preparados para realizar un verdadero nacionalismo democrático y pacífico orientado al bien común y al desarrollo productivo y espiritual de la nación. No tienen la más mínima idea de cómo sostener este sistema con privilegios para unos pocos Pero cuidado, porque estamos tan mal en cuestiones básicas de entendimiento de cómo se mueve el poder en el mundo, que por ahí puede suceder que alguno de estos "proyectos locos" acierten en el imaginario popular, las encuestas digan "si" y lo terminen votando y aplicando.

Ya aparecen voces de la gente opinando sobre el tema de la "nueva colimba" en el que acepta el proyecto junto a los que no la aceptan; ambas opiniones se centran en las consecuencias sociales del sistema económico-social imperante y no se hace la más mínima referencia a sus causas.

La “colimba educativa” es parte de la estrategia para la contención de la gente que está desesperada, para esconder a los pobres en otro lugar ya que la escuela ha fracasado en la contención social (y fracasó porque no es ese su objetivo institucional). Así como a las escuelas las convirtieron en "corralitos pedagógicos" o "una cárcel más barata", al ejército le quieren endilgar la responsabilidad de sumarse a la escuela para mantener el orden social establecido. Sería otra vuelta de tuerca en la "domesticación del salvaje”. El ejército acepta porque de esta forma podría ver ampliado su escueto presupuesto y encontrarle algún sentido a una institución que en los últimos años se ha desdibujado.

 

La ignorancia es nuestra peor enemiga

Los problemas no se resuelven actuando sobre las consecuencias sino sobre las causas. Un pueblo que ignora los aspectos básicos y fundamentales de la economía, la política, la sociedad y sus normas de convivencia, el por qué de las instituciones, está expuesta a ser manipulado por sectores que quieren preservar sus privilegios ganados a razón de corrupción y sistemáticas entregas del patrimonio nacional a los sectores de poder locales y extranjeros.

El problema social no se resuelve con mayor represión ni control social, se resuelve ampliando las actividades productivas que generarán trabajo y recursos suficientes para la educación. Es necesario cambiar ya mismo el sistema de organización económico y social y reestablecer una escala de valores reconocida por toda la sociedad con una decidida acción por parte del Estado. El relativismo, el todo vale, la idea del “sálvese quién pueda” han sido instrumentos de desintegración social que hoy se muestran en una realidad que esquilmó el futuro y la convivencia social.

Un paso importante sería que la población conozca lo resuelto en el Consenso de Washington y los Documentos de Santa Fe (ciudad estadounidense), que delinean este Nuevo Orden Mundial para poder entender qué quieren y cómo buscan lograr sus objetivos los que manejan este mundo. En este sentido, viene bien recordar lo expresado por el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel: "En el presupuesto 2003 presentado al Parlamento el monto destinado a educación es la mitad de lo asignado a la represión. Esto está marcando hacia dónde va la política del Gobierno".

Para finalizar, apelaremos a la Historia. Raúl Guevara, docente de la ciudad de Tandil, encontró el siguiente dato…

"La preconscripción aparece mencionada en las Leyes Nº 12911 y Nº 12913 de ratificación de los decretos-leyes del período comprendido entre 1943 y 1946, donde figura como artículo o inciso dentro de un artículo de los Decretos Nº 29.375/44 y 28.603/45, respectivamente, Ley Orgánica del Ejército y Ley Orgánica para el personal militar de aeronáutica". Acevedo, Cristina (1997) "La preconscripción", en A.A.V.V., "Estudios de Historia de la Educación Durante el Primer Peronismo (1943-1955)", Universidad Nacional de Luján.