FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Comentarios  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

Comentarios a la Carta al Sr. Presidente Néstor Kirchner realizada por el investigador del CONICET Eduardo R. Saguier


Estuve tres horas desparramando tus palabras. Creo que buena parte de Entre Ríos la está leyendo.
Te reenvió un solo ejemplo, el del Pepo Artusi, arquitecto y profesor de la Universidad que tiene, al igual que vos, la locura santa de interesarse e indagar por todas las cosas que es menester hacerlo.
 
Estimado amigo Saguier (permítame la confianza)

Si bien no pertenezco al CONICET sino a un humilde remedo (no por ello desdoroso) como la Carrera del Investigador Científico de la UNR, nada de lo científico-tecnológico me debe ser ni es ajeno.

Por ello, acuso recibo de su valiente, medulosa y más que fundamentada denuncia y le allego mi solidaridad así como mis más sinceras congratulaciones.

Mucho está podrido en Argentina donde vivir, al decir de Sábato, es un trabajo insalubre. De allí la necesidad de actos como el suyo o como aquéllos más humildes de quienes, comprometidos, realizamos lo imposible para lograr lo posible desde la trinchera que nos toca ocupar.

Hastiado de genuflexos, arribistas, trepadores y cultivadores de la vía rápida (en suma, de toda laya de inescrupulosos al que el menemismo potenció sobremanera), su escrito es aire fresco, renovador y esperanzador.

Vaya, entonces, mi reiterado reconocimiento como modesto caminante en esa aventura sistemática que es la investigación, devenida ahora en quehacer burocratizado para beneficio de vivillos que no rinden cuentas, no completan farragosos y aportuguesados CVlacs ni padecen retorcidos y perversos Programas de Incentivos, pero. eso sí, rellenan mensualmente sus faltriqueras con generosísimos salarios que les abonamos entre todos quienes pagamos religiosamente impuestos, tasas y servicios.

Muy cordialmente


Estimado Dr.:
 
Soy ..................................., estudiante de Antropología (ya casi recibiéndome, por suerte), tengo 28 años. Leí su carta al presidente dado que me llegó vía la lista NAyA a la que estoy subscripta.
Quiero felicitarlo y agradecerle, dado que a pesar de que el futuro siempre es incierto cuando uno está por salir de la facultad, y sobre todo cuando nos planteamos nuestro futuro académico, los rumores de cómo es el sistema y cómo funciona nos desalientan al punto de plantearnos para qué luchar por una beca en el CONICET cuando hay tanto arreglado, tanto que no pasa nunca por nuestras manos ni por la presentación de un proyecto.
Lo sé también lamentablemente porque trabajo en el Estado, en el Ministerio de Salud, y no soy ajena a las situaciones que hacen que uno dude de la elección que hizo para dedicar la vida a las ciencias sociales.
Agradezco su sinceridad, su claridad, su dignidad y su fortaleza para realizar esa nota en soledad y por haberla enviado.
Sin mas, lo saludo muy atte.
 

Estimado Eduardo,
 
seria bueno que la gente que te escribe privadamente lo hiciera también con copia a pol-cien. Me parece que es hora de decir lo que uno piensa en el ámbito en el que uno pueda hacer escuchar su voz.
El miedo no es un buen sentimiento, nos ha costado décadas (y se podría decir siglos) de retraso, de injusticias, de arrepentimiento. No hay que dejar sola a la gente que se anima a decir las verdades que todos conocemos y que pocos denuncian. En estos tiempos en que el sistema científico argentino se llena la boca comentando los nuevos ingresos y el numero de becas que se han otorgado (y yo mejor me reservo mi opinión al respecto porque conozco casos en que no se entiende como las becas fueron otorgadas y conozco casos en que si bien las personas son capaces postularon a las becas porque era una oportunidad de hacer un doctorado,  pero no les interesa en absoluto la investigación y por lo tanto cuando se doctoren habrán utilizado al sistema pero no serán artífices de su supervivencia...es mas, no les interesa nada de nada) en fin, en estos días es bueno mostrar como no todo es color de rosas, mas bien nada lo es.
Eduardo, adhiero a tu carta y te comento ahora de manera publica que debería estar firmada por mucha gente.
 
Un saludo cordial,
 
Beatriz Garcia
 

Estimado Prof. Saguier

Realmente la situación que Ud. describe en su carta es lamentable.
En dicho contexto, parece imposible generar una comunidad académica
sana y productiva. Lamentablemente, eso sí, no se me ocurre demasiado
respecto a vías alternativas para hacer prosperar el pedido. Tal vez, aunque
esto implica superar un problema serio de acción colectiva y supone
arriesgar más carreras académicas, lo más promisorio sea generar una
carta abierta (recolectando firmas de investigadores argentinos y
extranjeros) y hacerla pública vía prensa. Este fue el camino que un grupo
de gente recorrío con relativo éxito en el caso del acceso a las bases de
datos del latinobarómetro, los que a pesar de ser financiados con dineros
públicos, habían devenido en bienes privados.

La carta la puede encontrar en internet bajo la consigna "an open letter to
international donors Latinobarometro". Espero esto le sirva y le deseo la
mejor de las suertes.

Juan Pablo Luna