FMM
EDUCACIÓN

República Argentina - Buenos Aires - San Nicolás
Educación, política, economía, historia, libros, nuevas tecnologías

Usted está en...

 Universidad y Cooperación, de Roberto F. Bertossi  

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mapa de este sitio
Novedades del sitio
Mi portal
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Nuevas Tecnologías
Materiales para el aula
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

 

UNIVERSIDAD Y COOPERACIÓN

p. Roberto F. Bertossi[1][2]

La Universidad debe servir a la sociedad (Miguel de Unamuno).

Su  objetivo ha de ser incorporar a los saberes académicos, la doctrina, el derecho, la jurisprudencia y las prácticas cooperativas y mutuales, así como sus nuevas tendencias y desafíos, auscultando sobre la carne viva de la realidad, los problemas socioeconómicos que aparecen constantemente, intentando hermanar rigor y prontitud en el diagnóstico de las nuevas situaciones; vivificando en definitiva a la cultura universitaria a través de un contacto permanente con las cuestiones más candentes y las inquietudes de mayor actualidad (educación, trabajo, vivienda, consumo, servicios públicos –agua potable, energía, gas, transporte,  minifundios, etc.).

Esto se fundamenta en que el cooperativismo, desde siempre, es una vía, un camino, un puente específico para la socialización  de las necesidades, aspiraciones, intereses y contiene en su propia y especifica eficacia, las soluciones más satisfactorias y equitativas.

Es asimismo, una forma armónica de transición entre un mundo marcado por el egoísmo y el privilegio hacia una convivencia con sólidos cimientos en la solidaridad, la participación y la justicia.

Porque no se dude, el cooperativismo, en definitiva, es unión de voluntades identificadas en la consecución de un empeño común, es la forma de sublimar nuestras insuficiencias personales buscando en el sentido solidario de la convivencia humana, con neutralidad, un cauce eficaz para coadyuvar, mancomunadamente, en la resolución de nuestros problemas más básicos, más humanos.

En definitiva, toda la autentica vida social, en último termino, es cooperación.

Ahora, con la instrumentación de una Reunión Especializada de Cooperativas del MERCOSUR, el cooperativismo recibirá un fuerte  aliento sudamericano, reimpulso forjado en el empeño de que cada latinoamericano se sienta miembro y protagonista de la sociedad en la que vive inmerso, puede y  debe hacer del cooperativismo, la gran fuerza social de nuestro tiempo, de cara a un irreversible proceso de concentración y globalización.

Si queremos todavía defender una sociedad mas justa, más equitativa, más hospitalaria,  deberemos entonces admitir que el cooperativismo genuino, resulta una de las energías posibles más significativas  para favorecer y facilitar un parejo desarrollo humano, humanizando las estructuras sociales y económicas.

Porque siendo una forma de presencia de la sociedad, de resolución y colaboración en tantas entrañables necesidades, constituye no-solo un resorte de eficacia, sino una fecunda escuela de ciudadanía, un positivo camino de integración local, regional y de solidaridad, una de las formas mejores de hacer real la convivencia humana, hincándola en la justicia, la solidaridad y la igualdad de oportunidades.

Todo  lo dicho, trascendido por una  preocupación común  hacia el conjunto de los problemas sociales, debe ser asumido con solvencia y responsabilidad, con saber y trayectoria para lograr los máximos beneficios de las enseñanzas cooperativas  y una fecunda cosecha de sus semillas.

En esa perspectiva, tenemos que lanzarnos a la conquista de las dimensiones adecuadas y de las estructuras y técnicas instrumentales, que permitan alcanzar las mejores soluciones, y a través de ellas, mayores niveles de riqueza y bienestar.

Asimismo, la ínter-cooperación posee una lozanía inconmensurable, Vg.,  la cooperación entre la universidad y las organizaciones sindicales, a partir de lo notablemente significativo en la coincidencias para muchas inquietudes, nacidas de una misma voluntad  para  una  aspiración común:  un desarrollo integral más a la medida del hombre.

Esto mismo supone además,  mayor responsabilidad social,  universitaria y sindical.

Solo entonces podremos aprender  con  noble orgullo, el saber mirar, escuchar y recibir todas las inquietudes y  preocupaciones por los problemas sociales, brindando desde la universidad y establecimientos educativos, las respuestas o aportes cooperativas mas satisfactoriamente posibles.

Recién allí, nuestras universidades y casas de estudios (periodismo, trabajo social, enfermería, policía, artes y oficios, hotelería, etc.), comenzarán a sentir en sus entrañas,  la alegría de servir a su región, a nuestra  patria  y,  por cierto, a todos los latinoamericanos que tradicionalmente, abrevan en nuestros claustros.


 

[1]Investigador-docente del Centro de Investigaciones y profesor de la

Facultad de Derecho y Ciencias Sociales,

Universidad Nacional de Córdoba.

[2] Premio a la Abogacía, Adepa-Faca, 1990.

Premio “Gota en el Mar’ 2005”,  al periodismo grafico solidario.